Publicado: 26.11.2013 19:00 |Actualizado: 26.11.2013 19:00

Pemex compra el 51% de Astillero Barreras en Vigo tras el pacto sobre YPF

La petrolera estatal mexicana desbloquea sus inversiones en Galicia y reactiva su acuerdo para la construcción de dos hoteles flotantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En el segundo acuerdo en menos de 24 horas entre empresas privadas con la participación de políticos españoles, la petrolera estatal mexicana Pemex anunció el martes un contrato para adquirir un 51% de las acciones del astillero español Hijos de J. Barreras (HJB), conocido también como Astillero Barreras. La operación, realizada a través de su filial Grupo PMI, se firmó el martes en México con la presencia del consejero de Economía e Industria de la Xunta de Galicia, Francisco Conde.

Pemex invertirá 5,1 millones de euros dijo un portavoz de la sociedad mexicana en España. Otra cantidad equivalente, hasta los 10 millones que necesita el astillero, será aportada por distintos accionistas gallegos. En mayo, la junta de accionistas de Barreras formalizó una operación acordeón (una reducción de capital, en este caso a cero, y su posterior ampliación, ahora a 10 millones de euros). En esa ampliación, García Costas, a través de las empresas Emenasa y Baliño, e Ignacio Lachaga, de Albacora, ya habían confirmado su intención de hacerse con un 20% de acciones cada uno, aunque los porcentajes pueden variar, tras la entrada de Pemex.

El acuerdo con Pemex  rescatarían económicamente a un sector de gran valor estratégico en España, dada su situación geográfica. En concreto, Vigo cuenta con seis astilleros y es una de las industrias auxiliares más importantes del país europeo. Astillero Barreras, fundado en 1892 y situado en Vigo, está dedicado fundamentalmente a la construcción de grandes buques, principalmente Ro-Ro, ferries y offshore, entre otros.

Algunos medios han venido apuntando que los gestores de Pemex estaban intentando presionar al Gobierno español retrasando sus inversiones en Galicia para que el Ejecutivo español tomase una postura más activa en las negociaciones entre Repsol y el Gobierno argentino acerca de YPF. Además de la compra de una participación en HJB, Pemex se había comprometido a construir dos buques en los astilleros gallegos. Las discrepancias entre Pemex y Repsol por la gestión de la crisis de YPF llevaron al ministro de Industria español, José Manuel Soria, a viajar a Buenos Aires el lunes para desbloquear un acuerdo con el Gobierno argentino, que acabó con la firma de un preacuerdo para una indemnización por la expropiación.

En un comunicado, la petrolera estatal mexixana asegura que la adquisición del 51% de Astillero Barreras "refuerza" el acuerdo alcanzado con la Xunta de Galicia para establecer una alianza estratégica en materia de construcción naval. Pemex recuerda  que su filial Pemex Internacional (PMI) participa, junto con Barreras y el astillero público Navantia, en la licitación convocada por la petrolera "para la contratación de los servicios de alimentación y hotelería con el apoyo de dos floteles".

PMI firmó en septiembre de 2012 un acuerdo para la fabricación de dos hoteles flotantes en los astilleros de las rías de Ferrol y de Vigo, en Galicia, por un valor de 190 millones de dólares por unidad. Sin embargo, el proceso de licitación internacional está sufriendo retrasos y se ha reprogramado varias veces, y se calcula que el fallo del concurso se hará publico hacia el 30 de diciembre próximo.

El presidente del comité de empresa, Sergio Gálvez (UGT) ha valorado como "muy positiva" la operación, porque la llegada de Pemex a Barreras supone, a su juicio, "no solo que se cubre la totalidad del capital, sino que implica continuidad, estabilidad y carga de trabajo". A ese respecto, ha señalado que los trabajadores tienen "grandes expectativas" en que el astillero recupere la actividad con la entrada de un socio "fuerte", que "mueve un gran conglomerado de empresas y armadores". "Te ayuda a ponerte en el mercado, en un momento en que hay dificultades de financiación y problemas con el tax lease", ha añadido.

Por su parte,  el responsable nacional del naval de la CIG, César Rodríguez, ha manifestado su sorpresa ante la adquisición del 51% de las acciones del astillero por parte de Pemex, ante lo que se muestra "positivo aunque con cautela", sobre todo hasta que haya "confirmación exacta de que se ha producido" la compra y se conozcan los términos. En este sentido, ha señalado que, "si representa carga de trabajo, es algo necesario" aunque "no va a resolver los problemas del sector naval" puesto que la provincia de Pontevedra sigue "sin carga de trabajo ni buenas condiciones para la contratación".

El responsable del sector naval de CCOO, Ramón Sarmiento, ha expresado su deseo de "que este paso tenga un efecto arrastre en el resto del sector naval". Además, ha asegurado a Europa Press que dan por hecho que este proceso conllevará carga de trabajo y "despeja el camino hacia la contratación de los floteles".