Público
Público

Pemex no tiene "absolutamente nada" contra Brufau, afirma consejero mexicano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La empresa pública Petróleos Mexicanos (Pemex) "no tiene absolutamente nada contra la Administración actual" de Repsol, encabezada por Antonio Brufau, cuya gestión ha sido cuestionada por el presidente de Sacyr Vallehermoso, Luis del Rivero.

Así lo dijo el consejero de Pemex Fluvio Ruiz Alarcón, quien comentó, sin embargo, que la petrolera estima que "concentrar en una sola persona las funciones de presidente del Consejo de Administración y de director general no es una práctica muy recomendable" desde el punto de vista del buen gobierno corporativo.

En entrevista con Efe, explicó que en el caso de Pemex el Consejo de Administración está presidido por el secretario de Energía, José Antonio Meade, mientras que la dirección general recae en Juan José Suárez Coppel.

El consejero sostuvo que en Pemex "no hay ninguna voluntad ni de correr a nadie ni de nada", únicamente la convicción de que se deben separar esas funciones porque abona al gobierno corporativo.

"Muy mal haríamos socavando a la Administración actual, de ninguna manera", añadió.

El pasado 2 de septiembre Pemex, a través de su filial P.M.I. Holdings, adquirió 56,3 millones de acciones de Repsol YPF por unos 1.700 millones de dólares (1.150 millones de euros) a precio de mercado, lo que elevó su capital en Repsol YPF hasta el 9,8%.

Contra algunas interpretaciones que apuntan a que la compra se trata de un "asalto" a la energética española, Ruiz Alarcón enfatizó que la operación "va en sentido correcto" y lo que se busca con ella es "incrementar la influencia en las decisiones de la empresa".

"Para Repsol como tal, tener a un socio al que ya conoce -no es un recién llegado, hay una historia larga, tanto de empresa a empresa como de país a país-, pues debe tenerse toda la confianza de que esa actitud más activa es en beneficio de todo el mundo", indicó.

"Yo suelo decir de manera muy coloquial que, si somos copropietarios de una casa, pues al menos opinemos de qué color habría que pintarla. No tenemos la posibilidad de escoger los muebles, quizás tal vez el matiz del color. Es en este sentido que se tomó la decisión", apuntó.

"A final de cuentas somos el accionista más antiguo, si no me equivoco, y además somos el accionista petrolero", agregó el consejero profesional.

Sobre los detalles de la alianza con la constructora española Sacyr y la compra de acciones, reconoció que el Consejo de Administración de Pemex, que integran seis representantes elegidos por el Ejecutivo, cinco del sindicato, y desde 2008, cuatro consejeros profesionales escogidos por el Gobierno y ratificados por el Congreso, no fue informado de la misma.

"Creo que hubiera abonado mucho, sobre todo a la cohesión y a la gente de confianza interna (...) haber sido informados" de la operación, "aunque no se hubiera tratado en una reunión del Consejo, indicó.

La última reunión extraordinaria del Consejo de Pemex se celebró el pasado 26 de julio, y en ella no se trató nada relacionado con las operaciones que afectaron a Sacyr y Repsol, según los documentos de la misma, a pesar de que un día antes la estatal mexicana ya anunciado la compra de 825.150 acciones de Repsol YPF.

Después siguió la adquisición de los 56,3 millones de acciones más, hasta completar el 9,8% del total.

El 5 de julio, el Consejo de Administración aprobó en sesión extraordinaria el Plan de Negocios de Pemex y de sus filiales para el período 2012-2016, en el que ya se plasma "una voluntad internacional" que antes no existía, explicó Ruiz Alarcón.

Agregó que en un sector petrolero como el actual, con "una naturaleza global", como demuestra que "solo el 40 % del petróleo es consumido en el mismo lugar en que se produce", ha sido "una anomalía que Pemex no tuviera una perspectiva internacional" hasta ahora.

Pemex, que opera en régimen de monopolio en México, es el tercer productor mundial de crudo, la decimosegunda empresa por reservas, la decimotercera en capacidad de refinación y la decimoquinta en producción de gas natural, según datos de la compañía.

Sus ingresos rondan los 120.000 millones de dólares al año, que representan el 8 % del Producto Interior Bruto (PIB) de México, país al que aportan más del 30 % de sus ingresos fiscales anuales, según el consejero.