Público
Público

La penalización de la homosexualidad dificulta la lucha contra el Sida, según ONUSIDA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

ONUSIDA pidió hoy a los gobiernos que cesen de promulgar leyes contra la homosexualidad ya que aseguró que frenan la eficacia de los programas de prevención y atención a los enfermos de Sida.

Así, la organización de la ONU responsable de la lucha contra la enfermedad, criticó "las leyes que penalizan a los hombres que tienen sexo con otros hombres, a las lesbianas y a las personas transexuales, así como las normativas que aplican sanciones penales por 'promoción o reconocimiento' de esa conducta o por no informar de este comportamiento a la policía".

"Estas leyes, que están en vigor o están siendo estudiadas en algunos países, representan una seria amenaza para los derechos humanos y podrían impedir una respuesta eficaz contra el Sida", añadió.

En este sentido, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, recordó que "la comunidad gay ha estado siempre en primera línea en la lucha mundial contra el Sida. Como movimiento social, la comunidad gay cambió el concepto del Sida, que dejó de ser una enfermedad como cualquier otra para ser una cuestión de justicia, dignidad, seguridad y derechos humanos".

Por este motivo, dijo que "cualquier ataque a la homosexualidad es un ataque a la lucha contra el Sida y un impedimento más para alcanzar las metas de acceso universal".

Entre los avances jurídicos realizados este año, ONUSIDA reconoció la decisión del Alto Tribunal de Nueva Delhi para derogar la ley contra la sodomía en la India.

No obstante, lamentó que "80 países penalizan actualmente la homosexualidad", por lo que instó a todos los gobiernos a proteger a sus ciudadanos contra la discriminación, la negación de la asistencia sanitaria, el acoso o la violencia basada en el estado de salud o la orientación sexual e identidad de género de los ciudadanos".

Con ocasión de este Día Mundial del Sida, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, recordó que "la discriminación contra los trabajadores del sexo, los toxicómanos y los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres no hace sino contribuir a la epidemia e impedir que se realicen las intervenciones eficaces".