Público
Público

Las penas de muerte en EEUU tocan un mínimo de tres décadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los tribunales estadounidenses han dictado menos sentencias de muerte en 2009 que en cualquier otro año desde que el Tribunal Supremo restableció la pena capital en 1976, según un informe divulgado el viernes por el Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

La cantidad de condenados estadounidenses cuya ejecución se llevó a cabo en 2009 aumentó desde 2008, una tendencia atribuible a una moratoria de siete meses en las ejecuciones que fue levantada en abril del año pasado.

Sin embargo, dijo el informe, las sentencias de muerte y ejecuciones en Estados Unidos exhiben una tendencia a la baja a medida que los estados lidian con los altos costes del proceso, mientras que la posibilidad de condenar a muerte a un inocente ha pesado en las mentes de los jurados.

La cantidad de sentencias de muerte en 2009 aparentemente se mantendrá en 106, una caída desde las 111 en 2008 y desde las 119 en 2007. En 1999 hubo 284.

Deliberadamente, el informe hizo notar que el declive en sentencias de muerte ha sido especialmente pronunciado en Texas y Virginia, los dos estados que lideran las ejecuciones en el país.

"Durante la década de 1990, Texas tuvo un promedio de 34 sentencias de muerte por año, mientras que Virginia tuvo un promedio de seis. Este año, Texas tuvo nueve sentencias de muerte y Virginia una", indicó el texto.

De las 1.189 ejecuciones llevadas a cabo en Estados Unidos desde 1976, 447 se han sido en Texas.

El autor del informe, Richard Dieter, dijo que la caída en los números no podía ser explicada, por ejemplo, por un descenso correspondiente en la tasa de asesinatos.

"La tasa de asesinatos en el país no ha cambiado mucho desde 2000, pero la cantidad de sentencias de muerte, ejecuciones, la cantidad de reclusos que aguardan la ejecución y la cantidad de estados con la pena capital ha declinado durante la última década", dijo a Reuters en una entrevista.

Los costes -que se han vuelto un tema cada vez más importante durante la recesión- y la creciente inquietud sobre condenas equivocadas parecen ser los principales factores tras la tendencia, señaló el experto.