Público
Público

Penélope Cruz habla sobre su trabajo con Allen y Almodóvar en The New York Times

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La actriz española Penélope Cruz, que comparte cartel con Javier Bardem en la última película de Woody Allen, habla de su trabajo con ese director y con Pedro Almodóvar en una entrevista difundida por el diario The New York Times en su web.

En un video de cinco minutos, la madrileña de 34 años explica en inglés que cuando era muy joven su padre compró una cámara de video, posiblemente la primera del barrio, y que toda la familia estaba entusiasmada con la adquisición.

"Creo que eso tuvo mucho que ver con el hecho de que yo quisiera ser actriz", relata divertida Penélope Cruz, quien reconoce que se enamoró de Nueva York la primera vez que visitó la ciudad.

Añade que aunque vive en Los Ángeles, la ciudad en que se siente más "como en casa" es Madrid, donde se encontraba la primera vez que recibió una llamada del director español Pedro Almodóvar, al que considera "un hombre de palabra".

"Tenía 16 ó 17 años y estaba en el baño secándome el pelo cuando alguien dijo: 'Almodóvar está al teléfono'. Me quedé helada. Pensaba que era una broma", cuenta la actriz, para confesar después con una sonrisa que había soñado con ese momento.

De hecho, asegura en la entrevista: "Se había convertido en una pequeña obsesión para mí. A veces paseaba por donde él vivía por si me lo encontraba por la calle".

Por lo que se refiere a Woody Allen, el director estadounidense que con su último estreno, "Vicky Cristina Barcelona", le ha dado la oportunidad de acumular elogiosas críticas en Estados Unidos, la actriz cuenta que mantuvieron una reunión de 40 segundos en Nueva York.

"Cuando me iba, la gente de la oficina me dijo: '¡Has estado mucho tiempo!'. Ya había hablando con otras actrices que habían trabajado con él y me habían dicho que sus reuniones eran muy cortas, que a veces no hablaba y sólo hacía una polaroid de ti", relata.

Sobre su papel de María Elena en la película, Cruz asegura que "no quería tratarla como a una loca" y que la primera vez que vio la cinta con audiencia no entendía por qué la gente se reía.

"Olvidé que era una comedia. Pensé: 'Esto no es divertido. Todos los personajes están sufriendo mucho'", reconoce la actriz, cuya película favorita de Allen es "Desmontando a Harry".