Público
Público

El Pentágono, contra la visión pesimista de la guerra afgana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Pentágono rechazó el miércoles las evaluaciones demasiado negativas de la guerra en Afganistán, diciendo al Congreso que el conflicto es una "montaña rusa" de altos y bajos, pero insistiendo en que se lograban progresos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y planificadores militares de ese país están a la defensiva debido a la creciente ansiedad por una estrategia que lleva seis meses en ejecución y que legisladores temen fracase en dar la vuelta al costoso e impopular conflicto.

La estrategia se basa en aumentar las fuerzas estadounidenses en el sur afgano, centro de la insurgencia talibana, antes de comenzar una retirada gradual en julio del 2011, si las condiciones lo permiten.

El secretario de Defensa, Robert Gates, reconoció que será una "batalla larga y difícil" y que las bajas estadounidenses aumentarían durante el verano boreal. Pero le aseguró a los legisladores escépticos que la nueva estrategia ponía la guerra librada en Afganistán en el camino correcto.

"Pienso francamente que la narración (...) ha sido muy negativa. Pienso que estamos recuperando la iniciativa. Pienso que estamos avanzando", comentó Gates.

Gates, procedente del Gobierno anterior de George W. Bush, pidió paciencia en medio de fuertes preguntas sobre la efectividad de la estrategia de guerra hecha por los parlamentarios, entre ellos los correligionarios demócratas de Obama. Dijo que el progreso no podía medirse semana a semana.

"Esto no es algo en lo que nos hacemos algún favor sacándonos las raíces cada semana para ver si crecemos", dijo Gates ante la Comisión de Créditos del Senado.

El senador John McCain, un republicano que perdió ante Obama en las elecciones presidenciales del 2008, dijo el martes que estaba profundamente preocupado por la tendencia del conflicto afgano.

McCain advirtió que la campaña estadounidense podría dirigirse a una "crisis" y expresó escepticismo sobre las metas de julio del 2011, dados el nivel de violencia y caos en terreno.

Las evaluaciones tocaron una fibra sensible del Pentágono, donde algunos temen que la negatividad afecte el sentimiento público hacia la estrategia de Obama antes de que pueda funcionar.

Aún falta que cerca de un tercio de los 30.000 refuerzos desplegados por Obama en diciembre arriben a Afganistán.

"Tengo cierta sensación de deja vu", dijo Gates. "Estuve sentado aquí respondiendo al mismo tipo de preguntas sobre Irak en junio del 2007, cuando apenas habíamos tenido el aumento de fuerzas a Irak en ese momento", comentó.