Público
Público

Peores lluvias en 40 años obligan a Colombia a decretar "catástrofe nacional"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las lluvias más fuertes en Colombia de los últimos 40 años, que han dejado 1,35 millones de damnificados y 161 muertos, obligaron hoy al Gobierno a decretar el estado de "catástrofe nacional".

El ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, indicó, según un comunicado de su despacho, que ese decreto deberá pasar primero por el consejo de ministros y que se espera que esa medida administrativa se adopte en las próximas horas.

"Vamos a hacerlo, es un decreto que tiene que ir al consejo de ministros, pero además un prerrequisito para acceder a los créditos internacionales que canalicen los recursos al fondo de calamidades", dijo.

Vargas Lleras explicó que, para poder acceder a los 150 millones de dólares que se pedirán de crédito al Banco Mundial (BM) para atender la emergencia, es necesario decretar la catástrofe nacional.

"En este momento toda la acción del Estado la estamos enfocando a atender primordialmente la asistencia humanitaria de los colombianos afectados, además porque muchas obras de mitigación y prevención no pueden adelantarse en medio de las inundaciones", agregó.

Por su parte, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, formuló un llamado de ayuda a la comunidad internacional ante las fuertes lluvias, en una comunicación a todas las embajadas, consulados y organismos internacionales acreditados en Bogotá.

En el mensaje, el Gobierno pide a la comunidad internacional su cooperación para complementar "los esfuerzos nacionales orientados a superar la emergencia", que deja 161 víctimas mortales, según el balance de hoy de la Dirección de Gestión del Riesgo del Ministerio del Interior y de Justicia.

Holguín comunica también a los jefes de misión y representantes de organismos y agencias internacionales que, "a causa de la fuerte temporada de lluvias provocadas por el fenómeno de La Niña en Colombia, el país está siendo severamente afectado por inundaciones, crecientes súbitas y desplazamientos".

El martes pasado se dio inicio a la campaña "Colombia Humanitaria" y, en ese marco, Holguín solicita al cuerpo diplomático y organismos internacionales unirse a los esfuerzos del Gobierno para superar la emergencia.

El informe más reciente sobre la afectación de las lluvias dado a conocer hoy por la Dirección de Gestión del Riesgo del Ministerio del Interior y de Justicia señala que 161 personas han muerto, 223 han resultado heridas y 20 están desaparecidas.

Además, hay 1,35 millones de afectados, que corresponden a 285.149 familias, así como 1.785 viviendas destruidas y 229.577 con daños.

Las regiones más afectadas son los departamentos de Bolívar, Magdalena y Sucre (norte), y Córdoba, Chocó y Antioquia (noroeste).

Ante el llamado de las autoridades, la Unión Europea (UE) donó 400.000 euros (unos 530.000 dólares) para atender la emergencia invernal, que se destinarán a ayuda alimentaria y agua potable.

Estos fondos se suman a los obtenidos el pasado sábado cuando la Cruz Roja organizó una colecta nacional, que logró reunir el equivalente a 1,3 millones de dólares, además de 20 toneladas de ayuda y donaciones de sangre.

Además, la compañía carbonífera Cerrejón, ubicada en el departamento de La Guajira (norte), anunció hoy un aporte de 500 millones de pesos (265.000 dólares) a "Colombia Humanitaria".

Y el presidente chileno, Sebastián Piñera, realizó ayer una breve visita a Colombia y llegó en un avión que llevaba ayuda humanitaria para los damnificados.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció el pasado martes que su país pedirá un crédito de 150 millones de dólares al Banco Mundial y usará 25 millones de dólares incautados a los narcotraficantes para atender a los afectados por las lluvias, las más fuertes desde 1973.

Santos recordó que, en lo que va de año, se han destinado unos 500.000 millones de pesos (unos 270,3 millones de dólares) para atender la emergencia, pero se necesitan unos 4,8 billones de pesos más (unos 2.594 millones de dólares).

Desde hace semanas decenas de localidades y municipios están inundados, motivo por el que el Gobierno decretó la semana pasada el estado de calamidad en 28 de los 32 departamentos del país.