Público
Público

Una pequeña perturbación traerá nubes y sensación de bochorno en el puente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una pequeña perturbación (embolsamiento frío) atravesará mañana la península del suroeste al noroeste, lo que dará lugar a tormentas y chubascos de escasa importancia que, unidos a las altas temperaturas, causarán una sensación de bochorno.

Con motivo del puente festivo del 15 de agosto, el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Ángel Rivera, ha explicado que dicha perturbación permanecerá en el noroeste hasta el mediodía del sábado y habrá ido desapareciendo del resto del país.

Durante esa misma jornada no se prevé que llueva y se espera una bajada de las temperaturas en prácticamente todo el país, más sensible en el centro, mientras que en Baleares se incrementarán.

Mañana las temperaturas sí volverán a subir otro poco en la mitad oriental y bajarán por el noroeste.

El domingo la perturbación meteorológica habrá abandonado toda la península, aunque el extremo de un frente frío rozará el área cantábrica.

Esto último originará un aumento de la nubosidad en todo el tercio norte, con algunos chubascos y tormentas en áreas montañosas.

Además, las temperaturas se recuperarán en el noroeste, mientras que en el suroeste no habrá cambios.

El lunes, día de la festividad de la Asunción, aún quedarán restos del frente frío por el tercio norte, sobre todo en la mitad oriental del Cantábrico y en los Pirineos.

Las temperaturas volverán a bajar en el cuadrante noroeste y también un poco en el resto de la mitad norte.

Durante la festividad no se prevén precipitaciones y las temperaturas serán moderadas, es decir no excesivamente altas.

El martes se iniciará una subida fuerte de temperaturas, que durará tanto ese día como el miércoles y que rozarán los 40 grados en el sur de la península, ha añadido Rivera.

El próximo jueves un frente frío por el noroeste provocará que de nuevo desciendan las temperaturas en todas las regiones.