Público
Público

La pequeña que sobrevivió al accidente de Comoras vuelve a París

Estuvo 12 horas agarrada a los restos del fuselaje del Airbus. Aún no sabe que su madre murió en el siniestro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bahia ya está en París. La única superviviente por el momento del accidente del Airbus A-310 de la compañía Yemenia el pasado martes en las costas de las islas Comoras llegó esta mañana a la capital gala. La niña, que apenas sabe nadar se agarró a los restos del avión que estaban flotando en el Índico durante más de 12 horas hasta que fue localizada por los servicios de rescate. Bahia aún no sabe que su madre murió en el accidente.

'Estoy desgarrado entre el alivio y la tristeza. Estoy feliz por ver a mi hija, pero su madre no volvió', dijo el padre de Bahia, Bakari Kassim, a los periodistas en el aeropuerto Roissy en París.

El caso de la pequeña ha maravillado a la sociedad francesa. Los médicos locales se mostraron sorprendidos de que Bakari escapara con poco más que unos cortes, moratones y una fractura de clavícula, de accidente. La menor, que cumplirá trece años, no catorce como se dijo en un principio, fue dada de alta a petición de su padre en Francia.

'La niña estaba recuperando el ánimo y estaba en un estado físico satisfactorio', dijo Jean Yusef, médico de la unidad de desastres de Gran Comora. Según Yusef, el hospital El Marouf de Moroni carecía de las instalaciones necesarias para examinar a la adolescente en busca de posibles daños internos.

Bakari volvió a Francia en un avión del Gobierno francés con el secretario de Cooperación francés, Alain Joyandet. A su llegada a Roissy, la niña estaba aturdida y no dijo mucho en el aeropuerto.

Contradiciendo la versión de la compañía aérea, por el momento no se ha encontrado ningún cuerpo de los otros 152 pasajeros y miembros de la tripulación. Los equipos de rescate locales sospechan que muchos de los muertos siguen atrapados en el interior del avión siniestrado y dicen que los esfuerzos de búsqueda deberían centrarse en encontrar el fuselaje. 'Todo nos lleva a pensar que los cuerpos de las víctimas siguen en el interior. En dos días no hemos encontrado ningún cuerpo, ningún resto del avión de gran tamaño o maletas flotando en el agua', dijo a Reuters el miembro del centro de desastres Ibrahim Abdurazak.

Equipos militares americanos y franceses siguieron el jueves examinando minuciosamente el lugar del accidente para localizar restos del aparato, que se cree que se encuentran en aguas de hasta 500 metros de profundidad. Las causas del accidente siguen sin conocerse, según las autoridaes.

El Ministerio de Defensa francés negó el miércoles las informaciones de la aerolínea estatal de que el registro de vuelo - la llamada caja negra - hubiera sido localizado. El aparato, que estaba en la etapa final de un vuelo desde París y Marsella, es el segundo Airbus en estrellarse en el mar en un mes. La compañía dijo que había 75 pasajeros de Comoras a bordo, junto con 65 ciudadanos franceses, uno palestino y uno canadiense. Entre la tripulación había seis yemeníes, dos marroquíes, un indonesio, un etíope y un filipino.