Público
Público

El pequeño CDS-PP portugués puede decidir un gobierno de mayoría conservadora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las encuestas sobre el resultado de las elecciones del domingo en Portugal pronostican que los democristianos del CDS-PP, tercera fuerza del país, pueden tener en sus manos la llave de un Gobierno con mayoría absoluta conservadora.

Los últimos dos sondeos, divulgados hoy, coinciden en pronosticar el regreso al poder del Partido Social Demócrata (PSD, centro derecha) por un cómodo margen de hasta siete puntos, y un 38,5 % de apoyo, sobre los socialistas, aunque insuficiente para garantizarse el control del Parlamento.

Ante esa posibilidad, las miradas se dirigen ya a los democristianos del Centro Demócratico Social-Partido Popular (CDS-PP), que con cerca de un 11 por ciento de intención de voto pueden dar al PSD la tranquilidad que no tuvo el Ejecutivo socialista en los accidentados veinte meses de esta legislatura.

Liderado por Paulo Portas, cuya popularidad ha subido como la espuma después de una campaña "de proximidad", el discurso del CDS-PP ha tenido como eje a los agricultores lusos, a las pequeñas y medianas empresas y a las personas de mayor edad.

En una de las últimas encuestas, Portas figura ya como el aspirante más popular entre el quinteto de principales candidatos, superando al actual primer ministro, José Sócrates, y al líder del PSD y favorito en estas elecciones, Pedro Passos Coelho.

Incluso obtiene mejor posición que el presidente de la República, el conservador Aníbal Cavaco Silva, tradicionalmente muy bien valorado por los portugueses.

Según los sondeos, las urnas van a confirmar a los democristianos como una tercera y ascendente fuerza política del país, como ya reflejaron las anteriores legislativas, celebradas en septiembre de 2009.

Entonces lograron poco más del 10 por ciento de los votos, y ahora podrían llegar hasta el 12,7, de acuerdo con las encuestas más optimistas, lo que supondría el mejor resultado electoral de su historia.

El ascenso del CDS-PP se suma a la ventaja de los conservadores sobre el socialismo gobernante, que aumenta en las encuestas a medida que se acercan las elecciones del domingo.

Mientras los sondeos ratifican que para conservar el poder harán falta alianzas, los líderes del PSD y del Partido Socialista (PS), los dos grandes partidos que se han turnado en el poder en Portugal, redoblaron hoy los llamamientos al voto "útil", para que un Gobierno estable pueda sacar al país de la crisis económica.

El PSD, que en las últimas semanas había perdido fuelle e incluso fue superado en algunos sondeos por el PS, está al alza en la segunda y última semana de la campaña electoral con un porcentaje de intenciones de voto del 36 al 38,5 por ciento.

El PS del primer ministro dimisionario José Sócrates, obtiene del 30,1 al 31 por ciento, con un descenso de hasta cinco puntos en comparación con otros muestreos.

Aunque el PSD y el CDS-PP han hablado ya de repetir acuerdos y gobiernos conjuntos la buena marcha en las encuestas ha distanciado sus discursos.

Passos Coelho insistió hoy en pedir que el voto se concentre en su partido para dar estabilidad al país, que en los próximos tres años debe honrar los estrictos compromisos de su rescate financiero internacional, de 78.000 millones de euros.

Entretanto Portas apeló al voto con el argumento de que la ventaja del PSD es tan alta que ya no hay peligro de una victoria socialista.

Por su parte, Sócrates no se amilanó ante los sondeos y aseguró hoy que sus vaticinios no se van a cumplir en las urnas, en las que está obligado a ganar claramente por falta de posibles aliados.

Los otros dos partidos relevantes ante las elecciones, el Comunista y el Bloque de Izquierda, ambos marxistas, tienen un apoyo total del 13 al 15 por ciento, y han centrado sus campañas en una oposición al PS tan dura como la conservadora.

Las legislativas que celebra Portugal este domingo, con casi dos años y medio de antelación, deben resolver la crisis de Gobierno abierta con la dimisión de Sócrates en marzo pasado, tras el rechazo parlamentario a su cuarto plan de saneamiento económico.