Público
Público

Pequeños detalles predirían recuperación de lesiones infantiles en fútbol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Andrew M. Seaman

Un nuevo estudio sobrejugadores de fútbol infantiles y sus lesiones en los músculosdel muslo sugiere que detalles como la edad, el sitio de lalesión y la forma en que ocurrió permitirían predecir cuántotiempo demandará la recuperación.

"Esto ayudaría a saber cuándo los jugadores volverán alcampo (...), que es lo que un atleta quiere saber", dijo TimHewett, director de Investigación de Medicina del Deporte de laOhio State University y del Hospital de Niños de Cincinnati, enEstados Unidos.

Las lesiones del músculo del muslo ocurren por sobreusomuscular o un golpe y son comunes en los jugadores infantiles yadultos. El estudio publicado en American Journal of SportsMedicine es uno de los primeros sobre el tiempo de recuperaciónde estas lesiones en los atletas jóvenes.

Investigadores analizaron las lesiones musculares del musloregistradas entre mayo del 2000 y del 2005 en las ligasjuveniles de la Asociación Inglesa de Fútbol. En ese período,más de 12.000 varones de entre 8 y 16 años participaban de esasligas.

El equipo registró 10.225 lesiones musculares, de las que1.288 (un 13 por ciento) fueron en los músculos del muslo. Lamayoría fue en los cuádriceps, los isquiotibiales y losaductores.

La primera lesión mantuvo a los jugadores fuera del campodurante unos 13 días, lo que varió según las características decada lesión y de los jugadores.

La recuperación demoró más en los jugadores más grandes y lacuración de las lesiones de los músculos isquiotibiales demandómás tiempo que la de otros grupos musculares. Las lesiones porcontacto demoraron más en curarse que las provocadas por elsobreuso.

El peor escenario fue el caso de un jugador de 16 años querecibió un golpe en los músculos isquiotibiales y demoró unas 14semanas en curarse, según detalló uno de los coautores, eldoctor David Deehan, de la Newcastle University.

En tanto, el mejor caso fue el de un jugador más joven conuna lesión por sobreuso y que requirió menos de dos semanas pararecuperarse.

El equipo de Deehan observó también que una segunda lesiónexigía un reposo de unos 12 días, es decir, un día menos que conla primera lesión. En cambio, un atleta adulto demora unoscuatro días más para recuperarse de una segunda lesión.

El análisis identificó un aumento del riesgo de sufrir unalesión después de la mitad del primer tiempo y durante elsegundo tiempo.

"Demuestra que estos niños no tienen la resistenciasuficiente como para recuperarse en el entretiempo", dijo ladoctora Kristina Wilson, del Departamento de Medicina delHospital de Niños de Phoenix, en Arizona, y que no participó delestudio.

Los coautores de la investigación llegaron a la mismaconclusión: si no es posible prolongar el entretiempo, losequipos deberían reemplazar a los jugadores para que puedandescansar.

FUENTE: American Journal of Sports Medicine, online 4 deenero del 2012