Público
Público

Pérdida de peso tras embarazo, ligada a riesgo de incontinencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

No se trata sólo de cuántopeso aumenta una mujer durante el embarazo, sino de cuántoadelgaza luego lo que determinaría su riesgo de desarrollarincontinencia urinaria después del parto.

Varios estudios habían demostrado que el sobrepeso, enespecial cuando se acumula en el abdomen, aumenta el riesgo dedesarrollar incontinencia urinaria en las mujeres, pero tambiénque cuando las mujeres con sobrepeso u obesidad adelgazan,reducen ese riesgo.

La incontinencia urinaria está asociada también con elembarazo. Muchas mujeres tienen pérdidas de orina durante lagestación, y el parto, en especial el vaginal, es un factor deriesgo de incontinencia urinaria en la vida de las mujeres.

Tras estudiar a casi 13.000 mujeres de Noruega durante suprimer embarazo, un equipo halló una asociación débil entre elaumento de peso durante el embarazo y el riesgo de desarrollarincontinencia urinaria en los nueve meses o durante los seismeses del posparto.

Los resultados sorprendieron a los investigadores, segúnaseguró el doctor Stian Langeland Wesnes, de la Universidad deBergen, en Noruega.

"Durante décadas, los obstetras han asumido que el aumentoexcesivo de peso durante el embarazo explicaría el pico deriesgo de desarrollar incontinencia urinaria en ese período,aunque sin pruebas científicas de eso", dijo a Reuters Healthel experto.

"El nuevo estudio, en cambio, sugiere que otros factoresdispararían la incontinencia en el embarazo", añadió.

Por otro lado, según los resultados, las mujeres que másadelgazan después del parto tienen bajo riesgo de desarrollarincontinencia durante los seis meses posteriores, no así siengordan.

Wesnes dijo que se desconoce por qué la variación del pesocorporal después del parto está asociada con el riesgo dedesarrollar incontinencia. Una posibilidad, según el equipo, esque influye el tipo de aumento de peso.

Por ejemplo, en las mujeres que no están embarazadas, lagrasa corporal es lo que impulsa ese aumento, pero durante elembarazo, el feto, la placenta y los líquidos explican granparte del exceso de peso.

El estudio, publicado en American Journal of Epidemiology,incluyó a 12.679 mujeres, que respondieron cuestionariosdurante las semanas 15 y 30 de gestación y a los seis meses delnacimiento de sus hijos.

El 40 por ciento había tenido incontinencia urinariadurante la semana 30 de gestación y el 21 por ciento, a losseis meses del parto.

Las mujeres que habían engordado demasiado en las primeras15 semanas de embarazo (7 kilos o más) tuvieron más riesgo desufrir incontinencia a las 30 semanas (un 45 frente a un 38 porciento de las que habían engordado 3,5 kilos o menos).

De todos modos, el aumento de peso después de la semana 15de gestación no estuvo asociado con el riesgo de desarrollarincontinencia urinaria a la semana 30.

Tampoco existió relación entre los kilos de más delembarazo y la posibilidad de desarrollar incontinencia en losseis meses posteriores al parto.

Pero el autor destacó que los resultados sugieren que"adelgazar después del parto y entrenar los músculos del pisopélvico reduciría la prevalencia de la incontinencia urinariafemenina posparto".

FUENTE: American Journal of Epidemiology, online 20 deagosto del 2010