Público
Público

Pérez-Solano refleja la multiculturalidad actual a través de las pintadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La directora Pilar Pérez-Solano ha retratado las similitudes y diferencias de las culturas que pueblan la sociedad actual a través de la forma de expresión más antigua de la humanidad: las pintadas en la pared, dentro del documental "Murales", proyectado hoy en el Festival de Valladolid.

La cinta, que se proyecta hoy en la sección Tiempo de Historia de la 55 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), reúne a los once protagonistas de diferentes nacionalidades que participaron en la exposición "Murals. Prátiques murals contemporànies", recientemente celebrada en la Fundación Joan Miró de Barcelona.

Mujeres de la etnia Soninké de la aldea de Djajbiné (Mauritania), continuadoras de la tradición que consiste en pintar las paredes con las manos llenas de pintura procedente de la tierra, aparecen en la cinta junto al artista tailandés Sakarim Kruve On, con una fuerte influencia del budismo en su obra.

La realizadora alicantina ha amalgamado en su nuevo trabajo al editor americano del diario The New York Times, Brian Rea; al grafitero procedente de Singapour Scope Ono, y a los once artistas de diferentes nacionalidades que plasmaron su obra en los muros de la Fundación Joan Miró.

Sin embargo, Pérez-Solano ha reconocido en una entrevista concedida a Efe que no ha querido hacer un 'making off' de la muestra en la Fundación Miró, sino que le ha interesado resaltar el componente multicultural "más allá de los muros de la exposición".

El retrato de todos los pintores se completa con su experiencia fuera de las paredes de la exposición, "divertidísima" y que ha vivido junto a las mujeres de Mauritania, quienes han descubierto que existen "más formas de vida" fuera de su aldea, ha añadido.

La música, de Óscar Maceda, es uno de los elementos más importantes de "Murales" que, en palabras de su realizadora, une las historias narradas por los protagonistas donde explican su obra e influencias.

La cineasta ha intentado trasmitir las diferentes maneras de ver la vida a través de las técnicas utilizadas en el arte "más antiguo del mundo", además de las influencias de los lugares de procedencia de los artistas.

Ha sido "un año durísimo para el documental", como ha calificado al 2010 la directora alicantina, a quien le hubiese gustado retratar a todos los participantes en sus lugares de trabajo, pero que por dificultades presupuestarias "no ha podido ser" y se ha servido de amigos y su cámara para este documental.

Asimismo, Pérez-Solano ha reconocido que no quería renunciar a este proyecto y que para iniciativas de este tipo, al margen de lo comercial, fundó su propia productora en 2007.

La salida de las mujeres de la tribu Soninké, ya que la decisión tuvo que ser debatida por todos los miembros de esa comunidad y el traslado de sus pinturas procedentes de África, han sido dos de los aspectos más complejos de la realización del documental, junto a la búsqueda de financiación.

Con una larga trayectoria en el mundo del documental, Pérez-Solano ha señalado que este género le permite "trabajar de forma más independiente" y "jugar con el lenguaje de ficción y realidad".

No renuncia al cine de ficción, aunque Pérez-Solano, que ha finalizado "Murales" para su participación en la Seminci, ha confesado que le interesa contar historias que permitan aprender algo y que llamen a la curiosidad".

La directora, con una amplia experiencia en la realización de documentales para televisión, ha señalado que los proyectos relacionados con el arte, la cultura y la forma de vida de las personas son los que más le interesan, y que por ello "siempre acabará" contando esas historias.