Publicado: 23.02.2013 08:47 |Actualizado: 23.02.2013 08:47

El modo perfecto de escuchar música

Artistas y productores desgranan cuáles son sus formatos preferidos para disfrutar del sonido y analizan las claves de la superviviencia de lo analógico frente a lo digital.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Calidad de sonido, precio, romanticismo, uso práctico... muchos son los factores que pueden hacer decantar la balanza del oyente hacia uno de los formatos existentes para escuchar música. CD, vinilo, Mp3, streaming, son sólo algunas de las opciones. ¿Pero cuál ofrece una calidad de sonido mejor? ¿Cuál es la preferida de los músicos? ¿Es cierto como se dice que el vinilo supera en calidad al resto de competidores?

Leiva: "La aparición del CD fue el principio del fin""La calidad del sonido del vinilo está demostrado que es mejor. El sistema de percepción de los humanos hace que funcione mejor en analógico", asegura Jorge Ilegal, exlíder la banda Los Ilegales.  Otra cosa puede ser, concluye,  que mucha gente "se distraiga" o que los oídos "estén ya maleados".  "Un vinilo, si tienes el plato bien, 180 gramos, con una buena aguja, es lo mejor para apreciar los armónicos", zanja el músico, que se declara fan incondicional de las antiguas cintas de bobina abierta -cintas de alta fidelidad-, un rara avis en estos días plagados de aparatos digitales. "En casa escucho vinilos. Me gusta como suenan los álbums en el plato, me gusta el tacto, las fotos, los créditos grandes. La aparición del CD fue el principio del fin", lamenta el músico Leiva, ahora en solitario tras su exitosa etapa con Pereza. Quique González coincide con esta visión. "Lo que más me gusta es escuchar vinilos, luego el CD en el coche. Para mí no hay nada que suene como el vinilo. Antes de ayer nos llegaron los ejemplares de vinilo, los puse en casa y parece que estamos tocando ahí. Eso es magia, ¿no? En el CD está todo tan comprimido que es como más perfecto, más limpio, pero tiene menos grasilla, y esa grasilla me gusta", concluye el músico madrileño.

"Cada vez todo suena más comprimido, mas pequeño y más artificial", dice el exmiembro de PerezaPachi García, músico al frente de Alis, técnico de sonido y productor, también encuentra en el vinilo una gama sonora más rica. "Tiene algo que se va perdiendo por en el camino en otros formatos. La definición de graves que tiene, los bajos y los bombos, no están en un CD, y en el Mp3 ni te digo", explica el baezano, nominado el pasado año a la mejor canción en los premios Goya por Debajo de Limón. "Tiene una explicación, es como cuando comprimes una película en Blue Ray. Si son 30 gigas estamos siendo fieles al máster que ha hecho el director de la película. También hay que tener el oído educado", añade.  Fran Gómez, cantante de The Noises, apunta sin embargo a la importancia de, formatos aparte, contar con un buen equipo: "Es como si te compras un Ferrari y lo conduces por un camino de tierra", compara. Leiva apunta a la emoción de lo analógico: "Supongo que habrá quien disfrute más con un equipo último modelo Hi-fi y a quien le emociona más un plato antigüo. Desde mi punto de vista, cada vez todo suena más comprimido, más brillante, mas pequeño y más artificial", explica.


Leiva, subido a una vieja radio, en una imagen promocional

Marcos Cao, músico al frente de la banda La Sonrisa de Julia, también prefiere el vinilo. Confiesa que no lo usa por ser usuario de Spotify Premium, pero añade un matiz a su elección. "Que suene mejor o peor depende también del estilo. La música digital suena mejor en digital, no tiene sentido en formato analógico. Para los Beatles, que generaban música de forma acústica, el vinilo es lo mejor, pero hoy en día el 98% de la música se graba en formato en digital, con Pro Tools. Si grabas en formato digital ya estás transformando una onda de audio en unos y ceros. Hay gente que graba en digital y luego hace vinilos, es ridículo", explica. Marcos tampoco cree en el supuesto valor añadido al formato.  "Lo más importante es el instrumentista. Una canción de los Beatles grabada en analógico, en digital o en CD, mola mucho. Una mierda de grabación en vinilo es una mierda muy bien grabada", zanja. María Eguizabal, de Elyella Djs, también considera importante valorar el tipo de música que vas a escuchar a la hora de elegir entre CD o vinilo. Sin embargo, admiten que el streaming es lo que más utilizan. "Pasamos mucho tiempo trabajando delante del ordenador. Es súper cómodo cuando estás mucho tiempo en carretera".

Quique González:"Puse los vinilos en casa y parece que estamos tocando ahí. Eso es magia, ¿no?"

Los datos revelan que el mercado de los vinilos, aunque minoritario, se mantiene sólido dentro de los descensos que viene experimentado el formato del disco compacto. Según el último informe de Promusicae, la venta se mantiene estable. Las 'unidades' de LP de vinilo vendidas descendieron en 2012 un 4,3%. De las 141.000 unidades vendidas en 2011 se pasó a las 135.000 del pasado año. Sin embargo, aumentaron en el apartado de venta de 'packs', un 13,6% más, hasta las 75.000 ventas, una cifra que empuja al verde el saldo total.

"La música digital suena mejor en digital, no tiene sentido en formato analógico", dice Marcos (La Sonrisa de Julia)Además de los datos, existe la la percepción generalizada de que el vinilo gira en los últimos años con más fuerza, incentivado por las propuestas de artistas que han contemplado este formato para sacar sus nuevos trabajos. "La gente sigue comprando discos de vinilo", explica Lorenzo Feliu, de la tienda de discos La Metralleta. "La gente no tiene dinero, pero se sigue vendiendo. Los melómanos no quieren más que eso".  Feliu transmite sin embargo el pesar de ver que donde antes habían 20 personas ahora sólo hay dos. Se refiere a los potenciales compradores que se encuentran en la tienda mientras mantiene la conversación telefónica. El perfil del comprador de vinilos es una persona de entre 30 y 40 años, aunque también se ven "chavales" de 18 años, apunta. Desde la tienda Escridiscos explican que notan cierta tendencia al alza en la venta de vinilos, ya que estos, aseguran, "no se pueden piratear".

Las ventas de vinilos aumentan ligeramente, algo que corroboran las tiendas de discosLa desventaja del vinilo respecto a sus competidores es que es más caro y que además requiere mantenimiento. El MP3 y sobre todo las plataformas de música en streaming han sabido rentabilizar sus ventajas en un mundo cada vez más abocado a la inmediatez y la comodidad del usuario: el acceso a un amplío catálogo musical o el hecho de no tener que almacenar las canciones. El precio del vinilo puede superar con facilidad los 20 euros y con frecuencia se dispara hasta más de 30 euros.  Un producto cada vez más de lujo que paradójicamente sobrevive por su carácter exclusivo. Existe un público objetivo de compradores dispuesto a pagar un alto precio por su sonoridad y por el imponderable valor añadido del formato analógico.  "Es muy mágico tener un vinilo. Un CD también. Es como tener un pequeño cuadro. Podrías decorar una casa entera con vinilos", justifica Pachi García, alma mater de Alis. "El vinilo nos gusta por el ritual que supone el poner cada disco e incluso hasta por sus imperfecciones, esas que se crean después del uso repetido y que se pueden percibir en cada escucha", explica Eguizabal, de Elyella DJs. "Todo el ritual de sacarlo, limpiarlo, darle la vuelta. Ese chispeo constante. Tomarte tu tiempo para poner un disco hace que luego escucharlo sea maravilloso. Realmente creo que suena mas natural y más vivo que cualquier otro formato", añade Leiva.


Sobre los formatos que sobrevivirán en el futuro hay ciertas dudas: "Muchos ya han muerto. Todos están condenados a morir, igual que ya lo hizo el soporte en rollos, el cassete, la cinta de bobina abierta... El vinilo tiene una capacidad grande de resistencia, a veces son puras brasas las que mantienen el fuego sagrado", asegura Jorge Ilegal. "Spotify firmó la sentencia de muerte del formato CD. Mi amigo Suso Saiz no sé si se ha quitado de en medio 2.000 CD", revela Pachi García. "Está claro que el formato que mejor ha sobrevivido al tiempo es el vinilo. No me refiero en términos de mercado, sí en tërminos de calidad de objeto y de sonido. Cualquier cassete o CD de una banda lo comparas con el vinilo y te das cuenta de cómo todo ha ido a peor a todos los niveles", explica Leiva.  "Tal y como estamos viendo los discos y vinilos se van a quedar para coleccionistas que tienen interés en tener los discos físicos; el formato que nos ofrece internet es y pienso que será el más utilizado por los consumidores de música", explica Pope, de Supersubmarina, una de las bandas de moda en España. "Creo que el CD y el vinilo seguirán existiendo por mucho tiempo, aunque el streaming cada vez está cogiendo más fuerza, todavía nos queda ese "romanticismo". Si llegamos a un punto en el que crean en un futuro una memoria sólida con las canciones en Mp3 no tendrá tanto encanto como un CD. A mí al menos me gusta tener en casa los CD de los grupos que me gustan y eso va a ser difícil cambiarlo", explica Maryan Frutos, de Kuve.