Público
Público

El perfecto visitante clandestino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Todo meteorito tiene una composición muy parecida a la de la Tierra, aunque hay algunas diferencias entre los meteoritos del tipo condrita' (procedentes de los cinturones de asteroides, y que suponen alrededor del 85% de los que caen a la Tierra) y los diferenciados' (procedentes de impactos entre astros o asteroides).

Poco después de llegar a nuestro suelo, los meteoritos empiezan a naturalizarse', desapareciendo rápidamente esas sutilezas que permiten diferenciarlo, y desapareciendo también su interés para la ciencia.

Sólo en el desierto y en el Antártico permanecen casi sin cambios los meteoritos, y siguen teniendo interés científico incluso miles de años después de la caída.

Recién caídos, sí se les puede diferenciar. Las autoridades científicas han difundido en Draveil y alrededores fichas de identidad que hacen las delicias de los chavales.

Este meteorito es negro por fuera, a causa de la fusión provocada por la entrada en la atmósfera, y blanquecino por dentro, a causa de la composición metálica. Ángulos muy diferentes, casi geométricos, entre las diferentes facetas del pedrusco, pero aristas en sí casi inexistentes. Y ese bloque tan particular puede ser sometido a un test definitivo: si se le acerca una brújula, esta pierde el norte.

Un pedrusco recogido con una bolsa de plástico y no con los dedos, preservado del agua y del viento, y puesto a prueba con una brújula y no con un imán (que alteraría su magnetismo) guardará durante semanas todo su valor para el laboratorio destinatario.

Albert Jambon explica también que no hay nada que temer de estas rocas espaciales. 'De hecho', añade el investigador, 'para saber que una piedra no es de origen terrestre, sino extraterrestre, hay que efectuar medidas muy sutiles'.

Además, la probabilidad de un impacto de un objeto como el de Yucatán, de unos diez kilómetros de diámetro y que habría provocado la extinción de los dinosaurios, 'es de una cada cien millones de años', explica el científico francés. 'Un impacto así aniquila varias especies y cambia la biosfera', concluye.