Público
Público

PERFIL-Mujica, de guerrillero a posible presidente de Uruguay

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Patricia Ávila

José Mujica se unió en la década de 1960 a una guerrilla urbana de izquierda que intentó cambiar con las armas el rumbo de Uruguay, fue encarcelado en varias ocasiones y años después se convirtió en uno de los militantes torturados por la dictadura militar.

Después de décadas en las que debió justificar ese pasado pero en las cuales se convirtió en uno de los políticos más populares del país, Mujica estaría a cargo de mantener a la izquierda en el poder si gana el domingo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Ligado al trabajo rural desde muy temprana edad, el ex ministro de Ganadería y senador de 74 años ha intentado despejar las dudas respecto a lo que será su política económica, reiterando que mantendrá la línea establecida por el actual mandatario socialista Tabaré Vázquez.

Criticado por su estilo desaliñado al vestir y sus habituales exabruptos, Mujica ha suavizado su discurso en los últimos años, aunque aún genera cierta reticencia en la misma alianza gobernante. Antes de la primera vuelta electoral de octubre dijo que ya no creía en las dicotomías.

Señalado por los últimos sondeos de intención de voto como el más probable ganador de la contienda, Mujica, quien cayó prisionero por última vez en 1972, fue torturado por militares durante años y liberado en una amnistía de 1985 al fin de los 12 años de la última dictadura militar, evitó aires de triunfalismo a pocas horas de la elección.

"Yo no pensé en el 1 de marzo (fecha de asunción), tengo cosas que hacer primero, todavía falta. Además no se debe de contar con la piel del oso antes de cazarlo", dijo el político al programa de radio "No toquen nada".

Para calmar temores y conquistar a posibles votantes más moderados, Mujica lleva como compañero de fórmula a Danilo Astori, un ex ministro de Finanzas elogiado por su conducción económica que le permitió a Uruguay evitar caer en recesión durante la actual crisis mundial.

La guerrilla urbana a la que se unió Mujica, el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, protagonizó choques con la policía y el Ejército, secuestros y asesinatos hacia fines de la década de 1960 y principios de la siguiente.

Mujica cuenta que en un enfrentamiento recibió seis balazos, pero en una entrevista afirmó que nunca mató a nadie.

Fuerzas de seguridad acabaron con la guerrilla antes del golpe de Estado de 1973, cuando comenzó una cruda represión contra simpatizantes de izquierda que dejó unos 200 desaparecidos.

Pese a ser una de las figuras de la ex guerrilla y de la actual coalición de izquierda Frente Amplio, inició su vida política en un ala renovadora del centroderechista Partido Nacional, su actual rival.

Consultado sobre si querría otra oportunidad de la vida, Mujica dijo que "le pediría otra vuelta para no ser tan chorizo (tonto) de haber cometido tantos errores, por lo menos cometer algunos errores nuevos".

ESTILO PARTICULAR

Según analistas, ese estilo directo y campechano para hablar tanto con autoridades como con la gente lo llevó a ser el senador más votado en las elecciones de 2004, una década después de haber ingresado al Congreso como diputado.

Y también fue el factor que le permitió imponerse a Astori, el candidato preferido del presidente Vázquez, en las elecciones partidarias internas en junio de este año.

"Su gran fortaleza está en ese estilo que le permite lograr una comunicación muy directa, muy franca, muy llana con el hombre común", opinó el politólogo Gerardo Caetano, del Instituto de Ciencia Política.

Mujica y su esposa, la senadora y ex compañera de guerrilla Lucía Topolansky, viven en una chacra (granja) y donan parte de su sueldo a un fondo para pequeños emprendimientos familiares.

El político dijo que del sueldo que reciba como mandatario, sólo utilizará aproximadamente un 15 por ciento para cubrir necesidades de un familiar enfermo y el resto lo donará.

"Con lo que gana mi compañera que es senadora me alcanza y no preciso más. En la etapa de la vida que yo estoy, más cerca del cementerio que de lo otro, liviano de equipaje es lo mejor que hay en la vida. Estoy fenómeno de salud pero tengo 74 años", expresó Mujica.

Si pierde la elección del domingo, para la que aventaja al ex mandatario opositor Luis Alberto Lacalle con entre 7 y 9 puntos porcentuales en los sondeos, Mujica ha dicho que volverá a su chacra para dedicarse a la tierra.

"Si pierdo me voy a cortar acelga a mi chacra, a mi barrio. No voy a estar compungido ni nada por el estilo porque estoy en una etapa de la vida que no tengo otra cosa que ofrecer", dijo en una reciente entrevista con Reuters.