Público
Público

Perforadora más avanzada romperá tramo final de pozo el sábado por la mañana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La perforadora que se encuentra a 40 metros del lugar donde están atrapados 33 mineros desde hace 63 días reanudó esta noche la excavación y se espera que termine el tramo final del pozo a primera hora de la mañana del sábado, informaron fuentes oficiales chilenas.

"Se espera que el rompimiento se produzca entre las siete y media y las doce", dijo a Efe una fuente oficial.

La perforadora T-130, que estuvo detenida mientras los operarios cambiaban el martillo, inició la tarde de este viernes su avance final hacia los 624 metros donde se encuentra el taller subterráneo del que serán rescatados los 33 obreros.

"Los últimos metros son los más difíciles" y por eso hay que extremar las precauciones, detalló el ministro de Minería, Laurence Golborne, quien explicó que por este motivo el avance de la perforadora del llamado "Plan B" será más lento de lo habitual.

Golborne indicó que una vez que esté terminado el pozo por el que los mineros saldrán a la superficie, habrá que reforzar las paredes con tubos metálicos en un tramo inicial de al menos cien metros, por lo que -en el mejor de los casos- el rescate podría comenzar el próximo martes.

Además, los técnicos sopesan la posibilidad de que algunos de los mineros atrapados, que son expertos en manejo de explosivos, realicen una pequeña voladura en la parte inferior del ducto para hacer un boquete en forma de embudo que evite que el martillo se quede trabado, ya que el pozo no es vertical sino que está inclinado.

Según trascendió hoy, los 33 trabajadores atrapados han elaborado una lista con el orden en que quieren ser rescatados, pero las autoridades ya tienen la suya propia.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, explicó que conversarán con los mineros para explicarles los argumentos de los especialistas, que prefieren que primero salgan los mejor preparados, después los más débiles o delicados de salud, y finalmente los más resistentes.

Las noticias sobre la inminente salida de los trabajadores sepultados desde el pasado 5 de agosto a casi 700 metros de profundidad fueron recibidas con alegría y expectación por los cientos de familiares instalados en el campamento "Esperanza", adonde llegó este viernes la esposa del preside Sebastián Piñera, Cecilia Morel.

La esposa del mandatario chileno declaró a TVN que los familiares tienen "una alegría muy alta, mezclada con mucha ansiedad".

"Mi idea es tratar de contribuir como orientadora familiar que ha trabajado tantos años con mujeres a transmitirles algo de calma y paz", señaló Morel, quien expresó su malestar por comentarios que vinculaban interesadamente su llegada con la ruptura de los últimos metros del pozo.

"Una escucha los mismos rumores que cuentan los familiares y lee en los medios de comunicación, y se da cuenta de que hay opiniones que no calzan en absoluto con la verdad", comentó la esposa del presidente.

Al igual que hicieron ayer, los allegados se preparan para pasar la noche de este viernes en vigilia, y así conocer en todo momento el desarrollo de los trabajos de perforación de boca del ministro de Minería, quien esta noche estuvo tocando la guitarra y cantando con un grupo de familiares para amenizar la espera.