Público
Público

El periódico más leído del mundo se escribe en hindi

Al contrario que en Occidente, los diarios experimentan en India un auge sin precedentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras en los países occidentales la prensa escrita atraviesa por una crisis sin precedentes y se enfrenta a un futuro incierto ante la ausencia de modelos de negocio alternativos, los periódicos gozan de una salud exultante en Asia. Un buen ejemplo es el diario indio Dainik Jagran [La verdad], el rotativo más leído del mundo al contabilizar casi 56 millones de lectores y una circulación de 17 millones de ejemplares. Escrito en hindi, el idioma hablado por el 41% de los 1.200 millones de indios, se ha convertido en los últimos años en una máquina de producción masiva de información: mil periodistas aporrean el teclado del ordenador en sus redacciones para hacer 37 ediciones regionales que suman una producción de 10.000 artículos al día.

'India tiene una enorme población y nosotros estamos en el mercado en hindi desde 1942. En los últimos siete u ocho años nuestro crecimiento ha sido espectacular porque nos hemos convertido en una marca con credibilidad en un país donde cada vez más población sabe leer y escribir y obtiene mayores ingresos', explica a Público Sanjay Gupta, director de la publicación, que participó la semana pasada en Hyderabad (India) en el Congreso Mundial de Prensa.

Unos 200 millones de personas leen alguno de los 62.000 rotativos que hay en India

Según estimaciones de la Asociación Mundial de Periódicos presentadas en el citado encuentro, en India se venden diariamente casi 100 millones de ejemplares de periódicos, lo que convierte al país asiático en el segundo del mundo tras China con mayor difusión. Tras haberse incrementado en un 36% en sólo cinco años el número de lectores, unos 200 millones de indios leen prensa diariamente, y 19 de los 100 periódicos más vendidos del mundo se editan en India.

Pero ¿cuáles son las razones de esta progresión? En general, existen dos factores principales que explican este feroz avance: el crecimiento económico experimentado por el país desde su apertura económica en 1991 y la alfabetización de la población, que prácticamente se ha duplicado desde el magro 35% de 1976. Pero también cuenta con otros aliados. 'Por una parte la mejora de las infraestructuras nos han facilitado el trabajo y, por otra, la penetración de la televisión en las zonas rurales ha creado un mayor apetito de noticias', explica Gupta.

El Dainik Jagran tiene 56 millones de lectores, 37 ediciones y mil periodistas

De cualquier forma, lo que recuerda a un pasado lejano en Occidente es una realidad aplastante en el gigante asiático. Es tal la explosión del periodismo en India, sobre todo de los diarios en hindi, que algunos analistas comparan la situación con el apogeo de la prensa en Estados Unidos a finales de siglo XIX y principios del XX, cuando tan sólo la ciudad de Nueva York contaba con 20 cabeceras. Según las estadísticas gubernamentales, en India se publican unos 62.000 periódicos y aún queda hueco para más.

Mientras en Occidente desaparecen cabeceras cada día y miles de periodistas pierden su empleo, en India la venta de periódicos creció un 8% el año pasado. El subcontinente cuenta con el mayor número de publicaciones diarias en el mundo. La prueba más clara de la popularización de la prensa se ha producido con la expansión de los diarios en hindi: su circulación ha aumentado desde menos de ocho millones de ejemplares a principios de los noventa hasta los 25 millones que se publican actualmente. Los rotativos en inglés no han crecido al mismo ritmo, ya que tan sólo un 4% de los indios leen y escriben en esta lengua.

'La situación no puede más que mejorar. El Gobierno ha aprobado una ley que garantiza una educación gratis y obligatoria entre los 6 y los 14 años. Los niños y los jóvenes comprarán cada vez más periódicos', reflexiona Siddharth Mishra, director de Pioneer, una de las cabeceras decanas del país, que nació en 1865.

El auge de la prensa escrita se produce a la par que el crecimiento de Internet, la telefonía móvil y la televisión, sin interferir en el desarrollo de unos medios en otros, más bien al contrario. El antropólogo y especialista en prensa india Robin Jeffrey cree que una forma de comunicación genera el interés en otra y viceversa, por lo que la televisión puede alentar al espectador a buscar más profundidad en el papel, como ocurrió tras el atentado terrorista de Bombay el año pasado.

'Internet puede que se convierta en un problema de aquí a diez años', opina Mishra.