Público
Público

Sin periódicos en la ciudad

El cierre de 'El Día de Castilla-La Mancha'  supone el fin de los medios impresos regionales diarios en Cuenca. En Guadalajara cerró el último en 2012, solo sobrevive un rotativo bisemanal. La crisis amenaza con aca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un repaso a los titulares de la prensa especializada en medios de comunicación de la última semana ofrece un resumen de la crisis que azota a la prensa escrita, en general, y a la regional, en particular: 'Huelga en el diario Hoy de Extremadura por la intención de la empresa de despedir a 13 trabajadores'; 'La Opinión de Málaga zanja su ERE con 12 despidos y la amenaza de cierre'; La Verdad de Albacete cerrará a finales de marzo'; y 'El Día de Castilla La Mancha cierra su edición en papel'. Son cuatro noticias de los últimos siete días, pero el goteo de cierres, Expedientes de regulación de empleo y recortes es incesante desde que comenzó la crisis económica en 2008.

Castilla-La Mancha es un caso paradigmático. Guadalajara, con una población de 85.000 habitantes, tenía tres periódicos locales de pago y un periódico gratuito. Ya no queda ningún diario en el quiosco, solo sobrevive La Nueva Alcarria, un rotativo bisemanal. En Cuenca, ciudad de 60.000 habitantes, El Día de Castilla-La Mancha, último vestigio de la prensa regional en la provincia, ha cerrado esta semana. En Albacete, con 170.000 habitantes, llegaron a convivir hasta cuatro diarios de pago. El Día y El Pueblo cerraron en 2012. El 31 de marzo lo hará la edición escrita de La Verdad, tras 40 años de existencia, y en el quiosco sólo quedará La Tribuna de Albacete.

En Guadalajara y Cuenca ya no quedan periódicos autóctonos

La subdirectora de La Verdad de Albacete, Ana Martínez, reconoce que durante años la prensa ha vivido en una burbuja paralela a la inmobiliaria que degeneró en la creación de nuevos medios asociados a “intereses de inmobiliarias” o de “partidos políticos de turno”. “Si hacemos una correlación de habitantes, lectores y periódicos la existencia de cuatro cabeceras era insostenible. Esto tenía que tener su fin”, explica.

La acuciante crisis que vive el sector, sin embargo, se está llevando por delante también a los medios con más tradición y arraigo en los territorios. En esta situación, Martínez alerta: “Sin información no puede haber ciudadanos críticos ni opiniones formadas. Quedamos expuestos a la propaganda política”.

La prensa no es solo una fuente de información para los ciudadanos. Durante décadas, los periódicos regionales han configurado la opinión pública, han forjado ciudadanos críticos y han sido herramientas fundamentales para fortalecer las sociedades democráticas. La desaparición de un medio supone la pérdida de vida cultural, política y social de una ciudad, que antes tenía en ese medio sus fuentes de información.

Carmen del Riego, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, considera que la “no existencia de medios de comunicación propios empobrece la calidad democrática de sus ciudadanos”. “No tendrán acceso a conocer lo que pasa en sus sociedades más inmediatas, un conocimiento que les es totalmente necesario para después ejercer sus derechos democráticos. Entre ellos, votar y elegir a las personas que les tienen que regir. Sin esa información y sin esos medios, la democracia pierde. En este caso podemos afirmar que sin periodismo no hay democracia”, señala Carmen del Riego a Público.

“Sin información no puede haber ciudadanos críticos ni opiniones formadas'

La situación de Castilla-La Mancha es extrapolable a otras cabeceras históricas. Las Provincias ha perdido un 40% de su difusión en los últimos 10 años; El Diario de Navarra, el 26%; el Heraldo de Aragón ha decrecido su difusión un 24%; y el Diario Vasco un 23,9%. Traducido a puestos de trabajo, según el Observatorio de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) sólo en la prensa regional se han destruido en los últimos cuatro años 1.015 puestos de trabajo, aunque esta cifra siempre es aproximada ante la imposibilidad de controlar todos los despidos a nivel estatal.

La inversión publicitaria en estas cabeceras no arroja mejores datos. Según los datos elaborados por Media Hotline a partir de los datos de Arce Media, la inversión publicitaria en Las Provincias ha caído un 60% desde el año 2000, un 36,4% en el Heraldo de Aragón y un 80,9% en el Diario de Navarro, entre otros muchos ejemplos.

No obstante, a la hora de buscar causas del descalabro de la prensa no se puede mirar únicamente a la falta de inversión publicitaria. Luis Palacios, director del Informe Anual de la Profesión Periodística, señala varias razones que han provocado el “descalabro actual” más allá de la crisis económica y publicitaria. En primer lugar, señala Palacios, los medios de comunicación no han sabido “dar respuesta” a todos los cambios estructurales del sector de la información debido a la “falta de inversión en formación y conocimiento del mercado”.

Por otro lado, Palacios, Del Riego y Martínez denuncian que los poderes económicos han invertido de manera “espuria” en medios de comunicación con el objetivo de defender sus intereses privados y no de hacer información. “Estos medios fueron los primeros en desaparecer”, afirma Del Riego. En último lugar, Palacios señala la base una evidencia que está en la crisis de todo el periodismo en papel: “En este país siempre se ha leído más bien poco”.