Público
Público

El periodista británico liberado relata su secuestro en Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El periodista británico Richard Butler, que permaneció dos meses secuestrado en Irak, ha relatado por primera vez el momento en que unos hombres armados irrumpieron en su hotel en Basora, sur de Irak, y se lo llevaron junto con su traductor.

En una entrevista con la BBC divulgada hoy, Butler, de 48 años, que trabaja para la cadena estadounidense CBS, dijo que entre cuatro y cinco policías armados con metralletas lo despertaron el 9 de febrero y se lo llevaron a un lugar secreto.

"Dos de ellos estaban encapuchados", dijo el periodista y añadió que "todos menos uno llevaban sus AK-47 y las apuntaban a la altura de la cintura, contra nosotros, fue todo muy rápido. Exigieron ver mi pasaporte. En cuanto lo vieron, uno de los hombres encapuchados me llevó por las escaleras a la calle y me empujó hacia la parte de atrás de un (vehículo) policial 4x4 (todo terreno)".

Butler contó que primero lo llevaron a un edificio que parecía una comisaría y después a otro lugar donde le dieron de comer.

Tres días después del secuestro, los captores liberaron al traductor, pero a Butler le hicieron creer que lo habían matado.

Fue después de su liberación, el pasado día 14, cuando el periodista supo que su compañero estaba sano y salvo, agregó.

Durante su cautiverio, los secuestradores le pusieron bolsas de plástico en la boca, lo esposaron con las manos atrás y le obligaron a grabar un vídeo para pedir ayuda a los Gobiernos británico e iraquí, relató.

El periodista admitió que, sin el traductor, tuvo problemas para comunicarse con sus captores, pero reconoció que se preocuparon por él, como cuando enfermó de disentería, ya que enviaron a un médico para que le atendiera.

El 14 de abril, el día de su liberación, Butler dijo que todo pasó muy rápido.

"No hubo ninguna advertencia y cuando pasó, pasó muy rápido. Escuchaba golpes en las puertas, gente gritando en el pasillo fuera de la habitación (donde estaba retenido). Escuché cuando la puerta se abrió de repente y me di cuenta de que alguien me apuntaba con un AK-47, así que me identifiqué como británico", señaló el periodista sobre el momento en que el Ejército iraquí le liberó.