Público
Público

Periodista busca periodista para sobrevivir

Nace la asociación Se buscan Periodistas-Comunicadores Asociados con la vocación de impulsar el empleo en el sector de los medios de comunicación y apoyar las nuevas iniciativas empresariales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Profesionales que tras ser despedidos por una empresa periodística trabajan como autónomos para el mismo medio. Trabajadores free-lance que tras pagar las cuotas de seguridad social y el IRPF se quedan sin ingresos. Periodistas que trabajan en negro porque la cuota de autónomos es inasumible para su nivel de trabajo. Emprendedores que lanzan un nuevo medio y no tienen quien les asesore ni modo de encontrar publicidad. Todos aquellos que hayan conocido a un profesional del sector de los medios de comunicación en los últimos tiempos estarán familiarizados con estas y otras muchas situaciones de precariedad laboral.

Con el objetivo de luchar contra estas nuevas “formas de explotación y autoexplotación” nace en Andalucía con proyección a todo el territorio estatal Se Buscan Periodistas – Comunicadores Asociados, una asociación de profesionales de la comunicación que se propone “fomentar” las “condiciones y servicios óptimos” para facilitar la empleabilidad de sus socios, así como la promoción de un “periodismo de calidad, profesional y comprometido”.

“Buscamos ser una asociación que se convierta en veladora de la esencia del periodismo, sirva de interlocutora de los periodistas ante la sociedad, defienda un modelo de periodismo honesto y ponga al servicio de los periodistas una serie de herramientas que mejore su calidad de vida”, explica el coordinador general del proyecto José Bejarano a Público.

La asocación permitirá a los autónomos facturar a través de ella

El objetivo propuesto, no obstante, se asemeja complicado. El día a día del periodista ya está repleto de palabras tan bonitas como vacuas. Por ello, la asociación antes de incidir en su noble propósito detalla sus dos primeras herramientas para luchar contra la precariedad laboral y promover el periodismo veraz: la cooperativa de impulso empresarial y la cooperativa de segundo grado.

Servir como un paraguas para los profesionales de la comunicación que trabajan como autónomos es la mejor definición posible de los objetivos de la cooperativa de impulso empresarial. Los socios de esta cooperativa podrán facturar sus trabajos a empresas e instituciones a través de la asociación cotizando en el régimen general de la Seguridad Social por el tiempo real de trabajo, en lugar de todo el mes como se ven obligados en el régimen especial de los trabajadores autónomos, y elegir un tipo de tributación del IRPF más ajustado a su realidad económica, en lugar del 21% actual.

“Los autónomos que se unan a esta cooperativa recibirán más dinero de su facturación y mejorarán sus condiciones de vida porque van a tener una serie de servicios y abaratamiento de costes que ahora no tienen. Por ejemplo, el autónomo en la cooperativa tendrá derecho al seguro de responsabilidad civil que se haría cargo de la posible condena económica por vulnerar el derecho a la intimidad”, explica José Bejarano.  

A cambio, los autónomos que se unan a la cooperativa cederán a esta el 7,5% de su facturación. Esta cantidad se destinará a crear un fondo de reserva para, en el futuro, adelantar el pago de las facturas a los socios, disponer de seguro o sufragar los servicios de asesoramiento jurídico y fiscal. Asimismo, los asociados en activo tendrán que abonar una cuota anual de 36 euros y los desempleados, jubilados o estudiantes pagarán una cuota especial de 12 euros.

Por otra parte, la cooperativa de segundo grado pretende aglutinar empresas que ya existen, o que están por nacer, para que puedan beneficiarse de las ventajas que supone 'competir en el mercado como parte de un gran grupo de comunicación'. Entre estas ventajas se situaría la creación de una central de compra y venta común, el asesoramiento legal y técnico para que los periodistas que creen un medio solo tengan que preocuparse de los aspectos periodísticos o la contratación conjunta de campañas publicitarias.

Dará asesoramiento jurídico y legal a periodistas y empresas

Bejarano explica los beneficios que tendría asociarse a la cooperativa para las empresas periodísticas ya fundadas de la siguiente manera: “Las empresas se incorporarían a todo un sistema que ofrece cobertura en todo el territorio; sus colaboradores podrían facturar a través de nosotros; y ofrecemos una red de clientes, los socios, que a su vez serviría como propagandistas de estos medios y que podrían ser inversores del medio'.

La constitución de la cooperativa, que tendrá lugar este miércoles en Sevilla, es fruto de más de un año de trabajo de un 'numeroso equipo' encabezado por Bejarano. 'Hace un año un colectivo de profesionales decidimos que no podíamos seguir pasivos ante la situación que vive el sector. La sociedad nos ha dado la espalda por nuestra culpa y ahora considera que la información no cuesta dinero porque no tiene valor y, por tanto, no está dispuesta a pagar. Queremos devolverle el valor a la información que es la base de la democracia. Es un movimiento para recuperar el papel de la profesión', explica Berajano.

La asociación toma su ejemplo de otra organización de idénticas características que opera en Bruselas desde hace 15 años y que, actualmente, factura, según reconoce Bejarano, alrededor de 150 millones de euros. 'No tenemos ánimo de lucro. Lo importante es que unidos somos más fuertes', ha concluido.