Público
Público

Una periodista denunciará a Strauss-Kahn por intento de violación

Tristane Banon interpondrá el martes la denuncia por los hechos que, según la periodista francesa, ocurrieron en 2002. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El caso de la presunta violación perpetrada por Dominique Strauss-Kahn en EEUU se exportó este lunes a toda velocidad al otro lado del Atlántico. Tristane Banon, la joven periodista y escritora presuntamente agredida sexualmente por Strauss-Kahn en 2003, anunció que presentará denuncia este martes en París por tentativa de violación. Y, por su parte, los abogados del líder social liberal replicaron con la promesa de una querella por denuncia calumniosa.

Strauss-Kahn, un político que nunca logró realmente imponerse en el sufragio universal y que perdió estrepitosamente las primarias del Partido Socialista (PS) para las presidenciales francesas de 2007, sí está consiguiendo ya convertirse en el centro de la precampaña presidencial de 2012. No por un programa político que haya convencido a los franceses, sino a golpe de escándalos, tribunales, sondeos manipulados y reportajes poco documentados sobre su popularidad publicados en medios amigos.

El caso en EEUU contra el exdirector del FMI monopoliza las primarias del PS

Este lunes, varios medios franceses, daban por seguro que la Fiscalía neoyorquina 'ha perdido su apuesta' de respaldar la denuncia presentada contra Strauss-Kahn por una mujer de la limpieza de un hotel de Nueva York, que lo acusa de agresión sexual. Aunque fuera así, algo que se verá el 18 de julio, lo que ya es seguro es que el viacrucis judicial del ex director general del FMI continuará. En París, le espera una nueva querella. Tristane Banon, hija de una modesta consejera regional del PS, alega que durante una cita profesional en 2003, el entonces exministro socialista se le echó encima violentamente.

Las alegaciones de Banon eran conocidas, e incluso ella evocó el intento de violación en una emisión televisiva hace cuatro años. Varios dirigentes socialistas, y hasta su propia madre, habrían intervenido para evitar la querella. Tras la denuncia en Nueva York, Banon, presa del microcosmos parisino y dependiente de él para obtener trabajo, se atrevió a reabrir su propio caso. Ayer dijo que no soporta más que se diga que es 'una mentirosa', y anunció la querella, añadiendo: 'Quiero que pueda regresar de Estados Unidos para poder verlo en los tribunales'.

Los equipos del exlíder social liberal reaccionaron virulentamente y anunciaron una querella por denuncia calumniosa contra la mujer.

El proceso de elecciones primarias para la designación de un candidato presidencial del PS se parecía ayer, más que nunca, a un vodevil. Todos los candidatos oficialmente declarados se veían reducidos a tener que posicionarse respecto a lo que quiera o no quiera hacer Strauss-Kahn, una vez que, como todos parecen indicar, sea liberado.

Benoit Hamon, portavoz del PS, tuvo que volver a intervenir ayer, cada vez más nervioso. Anunció que, en caso de que Strauss-Kahn quisiera presentarse, “nadie le opondrá ninguna cuestión de trámites”. Pero subrayó: 'La hipótesis de su retorno es la menos probable'. El propio exmesías social liberal habría hablado por teléfono con varios líderes del PS este fin de semana para explicar en persona que no concurrirá a las presidenciales, como indicaron a Público varios dirigentes de think tanks socialistas el pasado fin de semana.

Un sondeo del instituto BVA publicado este lunes da la clave de lo que intentan imponer los strausskahnianos: un 54% de los franceses no querría que Strauss-Kahn fuera candidato a las primarias socialistas, y un 63% estaría seguro de que, de todas formas, no puede regresar. El desenlace, como el de un buen culebrón, se espera para el final del verano.