Público
Público

Periodista de EE.UU. denuncia que fue atacado durante una represión policial en Bahréin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El corresponsal estadounidense de la cadena televisiva ABC, Miguel Márquez, dijo hoy que fue atacado durante una represión policial contra manifestantes en Bahréin, que según el principal grupo opositor, Al Wifaq, dejó dos muertos.

Al Wifaq, que representa a la comunidad chií, dijo que la policía utilizó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a los miles de manifestantes de la Plaza Pearl en el centro de Manama. Las protestas fueron convocadas para exigir reformas políticas en ese país.

La cadena televisiva ABC colgó en su página de internet un reportaje de radio de Márquez que, jadeando y con tono de alerta, describía en directo y con detalles el choque entre la policía y los manifestantes.

"Acabo de ser atacado por un grupo de matones. Estoy en una plaza cerca de nuestro hotel, donde la gente se esconde con miedo en los edificios", explicaba Márquez en el reportaje, en el que repite a sus atacantes que es periodista.

"Esta gente no está bromeando (...) van a despejar la plaza para impedir más protestas el viernes. El Gobierno claramente no quiere que esto aumente", explicó Márquez.

Márquez es el segundo periodista en días recientes en ser atacado durante la cobertura de las protestas en el mundo árabe, que comenzaron en Túnez y posteriormente se propagaron a Egipto y ahora Bahréin y otros países.

La corresponsal de la cadena televisiva CBS, Lara Logan, fue atacada sexualmente en El Cairo la noche en que dimitió el presidente egipcio Hosni Mubarak, según la empresa.

Antes de eso, una presentadora de ABC, Christiane Amanpour, y otro de CNN, Anderson Cooper, también dijeron ser blanco de la furia de la muchedumbre en El Cairo.

Hace dos semanas, un camarógrafo y un productor de la ABC también fueron amenazados con actos de violencia, según la empresa.

En Bahréin, los chiíes han protagonizado numerosas protestas en el pasado para exigir una mayor reforma democrática y un papel más representativo en el reino, dirigido desde 1999 por el monarca Hamad ibn Isa al Jalifa, de confesión suní.