Público
Público

El periodista que lanzó los zapatos a Bush, protagonista en Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El periodista iraquí que lanzó sus zapatos al presidente estadounidense George W. Bush, en una acción considerada de insulto supremo, se ha convertido en tema de conversación en todo Irak.

El poco conocido reportero chií Muntazer al Zaidi, que al parecer estaba furioso con Bush por los miles de iraquíes que han muerto desde la invasión estadounidense en 2003, sólo había sido objeto de atención cuando fue brevemente secuestrado por hombres armados anónimos el año pasado.

El periodista de televisión seguía detenido el lunes, acusado por el Gobierno iraquí de cometer un "acto barbárico".

Su empleador, el canal independiente Al Baghdadiya, pidió su liberación y varios grupos de personas se manifestaron en Ciudad Sadr, una amplia barriada de Bagdad, en el bastión chií sureño de Basora y en la ciudad sagrada de Nayaf, donde algunos lanzaron zapatos a un convoy estadounidense.

"Gracias a Dios, el acto de Muntazer llena de orgullo los corazones iraquíes", dijo su hermano, Udai al Zaidi, a Reuters Television, demandando su liberación al Gobierno iraquí. "Estoy seguro de que muchos iraquíes quieren hacer lo que hizo Muntazer. Muntazer solía decir que todos los huérfanos cuyos padres fueron asesinados eran culpa de Bush", añadió.

"Este es el beso de despedida del pueblo iraquí, perro", gritó Zaidi a Bush en una conferencia de prensa que mantuvieron el presidente estadounidense y el primer ministro Nuri al Maliki.

El periodista lanzó un zapato a Bush, forzándolo a agacharse, y luego otro, que pasó por encima de la cabeza del mandatario y golpeó la pared. Lanzar los zapatos a alguien es el peor insulto posible en el mundo árabe.

El Gobierno iraquí dijo que Zaidi había cometido un "acto barbárico e ignominioso" que no se correspondía con el rol de los medios.

"Al mismo tiempo que condenamos este acto ignominioso, pedimos al canal de televisión de este reportero que se disculpe públicamente por el incidente, que mancilla la reputación de todos los periodistas y la prensa iraquí en general", señaló el Gobierno.

El canal Al Baghdadiya demandó la liberación inmediata de Zaidi, "en concordancia con la era democrática y la libertad de expresión que las autoridades estadounidenses les prometieron a los iraquíes".