Público
Público

Un perito avala las facturas alteradas como "ventas reales" sin conexión con los acusados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un auditor de cuentas ha asegurado hoy que algunas facturas alteradas y documentos de pago de Forever Young atribuidos a prendas de vestir para Francisco Camps y Ricardo Costa corresponden a "ventas reales" abonadas por la trama "Gürtel", si bien no existe ningún dato para vincularlas a los acusados.

Así lo ha expuesto el economista Arturo Alfonso Cenjor en el juicio que se celebra en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana contra el expresident de la Generalitat y el exsecretario regional del PP por aceptar, supuestamente, regalos de la red que lideraba Francisco Correa.

El "perito-testigo", que trabaja para el despacho que tramita los asuntos fiscales y laborales de las empresas de Eduardo Hinojosa -propietario de Forever Young-, ha centrado su declaración en la validez y el pago de las citadas facturas, y sus respuestas han variado de sentido dependiendo de qué parte hiciera la pregunta.

Interrogado por la Fiscalía Anticorrupción, ha asegurado que el ya denominado por todo el estrado como "famoso documento 71" -una relación de nombres, entre ellos Camps y Costa, asociados a diferentes cantidades interpretadas como pendientes de pago- fue satisfecho "íntegramente" por empresas de la trama y está soportado en facturas reales.

A preguntas de las defensas ha señalado que "no es un documento oficial de la tienda", porque entre otras cosas carece de sello y "parece un fax", y asegura que él no ha visto papel alguno que vincule las transferencias con las cantidades de los acusados, ni tampoco que acredite sus supuestas compras.

Respecto a otro documento manuscrito a nombre de Francisco Camps y Álvaro Pérez "el Bigotes" -supuesto cabecilla de la trama en Valencia- con diferentes prendas por valor de 4.040 euros, el auditor, a preguntas de la acusación, ha apuntado que el importe coincide con un pago de Orange Market por un metraje de tela industrial, producto que no vende esta tienda.

Interrogado por la defensa, ha añadido que el manuscrito es un documento "sin validez mercantil", en el que los precios de las prendas ni siquiera coinciden con los de la tienda.

El testigo, que también ha declarado como perito porque realizó un informe que se aportó a la causa, ha insistido en que todas las facturas "alteradas" o "falsas" -disputa terminológica que ha protagonizado su declaración- corresponden a "ventas reales" y camufladas para obtener beneficios fiscales, y dice que se hicieron por orden del sastre José Tomas.

Por otra parte, ha asegurado que los pagos en efectivo -Camps defiende que pagó siempre en metálico- generan siempre un ingreso en caja y un recibo fechado, aunque no sea nominativo.

Según ha apuntado el Ministerio Fiscal, el establecimiento nunca aportó a la causa los tiques generados por los pagos del expresidente valenciano, a pesar de los numerosos requerimientos judiciales que recibió.

La finalidad inicial del informe que redactó el auditor a petición de Hinojosa era incorporarlo al pleito que mantuvo este empresario con José Tomás por despedirle, si bien luego se utilizó en el resto de procesos judiciales relacionados.

El juicio se retomará el próximo lunes con una de las tres comparecencias que restan para finalizar la prueba pericial, tras lo cual se iniciará la fase documental, en el que el jurado podrá escuchar todas las conversaciones intervenidas.

La vista oral ha cerrado hoy su cuarta semana, y es previsible que se prolongue al menos durante otra más antes de que los nueve miembros del jurado popular se reúnan para acordar un veredicto.