Público
Público

Una persona muere durante los enfrentamientos en El Cairo

La oposición convoca nuevas marchas para esta tarde. Mursi mantendrá una reunión con las fuerzas políticas para tratar de atajar la violencia en el país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos una persona ha muerto por las heridas sufridas durante los choques entre manifestantes y las fuerzas del orden en la plaza Tahrir y sus inmediaciones, en el centro de El Cairo, según dijo una fuente médica, que no dio más detalles.

La televisión egipcia apuntó que las circunstancias de la muerte aún no son claras, ya que no se sabe si el fallecido resultó herido anoche mientras participaba en esos enfrentamientos o si fue atacado en la plaza Tahrir.

Esta es la primera víctima mortal en la capital desde el inicio de los disturbios el viernes pasado, con motivo de la conmemoración del segundo aniversario del inicio de la revolución que derrocó a Hosni Mubarak, que han causado casi cincuenta muertos en Suez y Port Said, en el este del país.

La oposición ha convocado para esta tarde una marcha desde la mezquita de Sayida Zeinab hasta la sede del Consejo de la Shura o Cámara alta del Parlamento, que ha asumido todo el poder legislativo por la disolución de la Cámara baja.

Por su parte, está previsto que el presidente de Egipto, Mohamed Mursi, mantenga una reunión con las fuerzas políticas para dialogar e intentar salir de la crisis de violencia e inestabilidad que vive el país. Sin embargo, la principal alianza opositora, el Frente de Salvación Nacional, ha rechazado participar en el diálogo. 'No vamos a ir hoy, ya transmitiremos un mensaje al pueblo y al presidente sobre lo que consideramos como bases para iniciar conversaciones', dijo el dirigente del Partido de la Constitución, Mohamed el Baradei.

El domingo, Mursi ordenadó el toque de queda y el estado de emergencia durante treinta días en las provincias de Port Said, Suez e Ismailiya, afectadas por los últimos actos de violencia.

'Siempre he estado en contra de medidas excepcionales, pero me he visto obligado a hacerlo, por lo que he decidido anunciar el estado de emergencia y el toque de queda en Ismailiya, Port Said y Suez', aseguró Mursi, que agregó que tomará más medidas de ese tipo 'si sigue la situación y por el bien de Egipto'.

Estas tres provincias, ubicadas en el canal de Suez (noreste del país), han sido escenario desde el viernes pasado de disturbios entre manifestantes y fuerzas del orden, lo que llevó al Ejército a desplegarse en Port Said y Suez. Al menos siete personas murieron el domingo y otras 630 resultaron heridas en Port Said, en altercados que estallaron durante los funerales de una treintena de personas que perdieron la vida en la víspera, al conocerse que un tribunal había recomendado la pena de muerte para 21 acusados de participar en la matanza de 74 personas hace casi un año en el estadio de fútbol local.

Los choques también se registraron en otras zonas del país como El Cairo o Alejandría, donde los manifestantes bloquearon carreteras, atacaron comisarías y se enfrentaron con piedras a los agentes de seguridad, que respondieron con gases lacrimógenos. Mursi expresó su pesar por los fallecidos y llamó a respetar las sentencias judiciales 'porque no van en contra de un sector en concreto ni están a favor de ningún otro'. Además, pidió que se diferencie la manifestación pacífica de opiniones de las agresiones contra las propiedades del pueblo, consideradas estas últimas como 'prácticas ajenas a los egipcios'.

'He dado órdenes al Ministerio del Interior para que trate con firmeza y fuerza a los que intimidan a la gente, llevan armas, cortan calles, lanzan piedras, atacan las instituciones y a las fuerzas de seguridad', agregó el presidente egipcio, que dijo no vacilar cuando se trata de proteger a los egipcios.