Público
Público

Personalidad no está asociada con riesgo ni evolución del cáncer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Las personas que sonamistosas y extrovertidas tienen por lo menos algo en común conlas que son más nerviosas y temperamentales: sus personalidadesno influirían en el riesgo de desarrollar o morir por cáncer.

Este hallazgo, que surge de dos grandes estudios en cursosobre gemelos en Finlandia y Suecia, se suma a las pruebas querefutan la teoría de que existen personalidades más propensas afavorecer la aparición del cáncer y que la personalidad es unfactor importante en la posibilidad de sobrevivir a laenfermedad.

Los autores hallaron que, entre casi 60.000 adultosparticipantes en dos estudios, no hubo relación entre el riesgode desarrollar cáncer y dos tipos de personalidad: laextroversión (tendencia a ser amistoso y sociable) y elneuroticismo (tendencia a la preocupación constante, laansiedad y la inestabilidad emocional).

Ninguna de las dos estuvo asociada con la posibilidad desupervivencia de los pacientes con cáncer, publicó el equipo enAmerican Journal of Epidemiology.

Eso, para los pacientes oncológicos, significa que "nodeberían pensar que sus personalidades habrían influido en laaparición del cáncer o su avance", escribió el equipo de NaokiNakaya, de la Sociedad Danesa del Cáncer, en Copenhague.

El doctor James C. Coyne, coautor de un editorial sobre elestudio, coincidió. La idea de que tener "un espíritu de lucha"modificará el pronóstico es atractiva, indicó Coyne, que dirigeel Programa de Oncología Conductual de la Escuela de Medicinade University of Pennsylvania, en Filadelfia.

Pero existe un costado alentador en este resultado: laspersonas con cáncer no deberían sentir la necesidad de"adoptar" otra personalidad. "Los pacientes no tienen queculparse cuando las cosas van mal", dijo Coyne.

La idea de que la personalidad influye en el riesgo dedesarrollar cáncer existe desde hace siglos.

Pero la mayor evidencia de una relación proviene deltrabajo de un equipo de investigadores de Europa, cuyosestudios en los 80 relacionaron ciertas características de lapersonalidad, incluida la tendencia a reprimir las emociones,con un mayor riesgo de morir por cáncer.

Desde entonces, algunos estudios pequeños revelaronasociaciones entre la personalidad y el riesgo de desarrollarcáncer o de sobrevivir a la enfermedad. Y tanto el neuroticismoy la extroversión estarían asociados de distinta manera con eseriesgo, por un lado, y con la supervivencia, por el otro.

Coyne dijo que los pacientes no deberían adoptar unadeterminada actitud hacia la enfermedad para prolongar la vida."Las personas tienen derecho a estar enojadas; tienen que sersimplemente como son", finalizó el experto.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, online 16 dejulio del 2010