Público
Público

Pocas personas se cubren al estornudar o toser

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Anne Harding

Muchas personas aún noincorporaron el hábito de cubrirse la boca al toser oestornudar, por lo menos en Nueva Zelanda, según un estudiorealizado durante la última temporada de gripe H1N1.

Los funcionarios de salud pública recomiendan usar unpañuelo o la parte interna del codo para no diseminar elestornudo o la tos.

Para investigar lo que sucede en el mundo real, el equipodel doctor Nick Wilson, de la Otago University, en Wellington,pidió a 13 estudiantes de medicina que observaran a la gente enuna estación de tren, un hospital y un centro comercial enagosto del 2009.

Entre los 384 estornudos y tos observados, menos del 5 porciento había quedado cubierto con un pañuelo o el codo.

En más de un cuarto de las veces las personas no se taparony, en casi dos tercios, las personas tosieron o estornudaron ensus manos, una costumbre no recomendada porque permite que lasinfecciones se diseminen a través de las manos sin lavar y lassuperficies contaminadas.

Pero la mano sería mejor que nada. "Es probable que laprincipal vía de propagación sea la exposición a los estornudoso la tos sin cubrir y no las superficies contaminadas", dijoWilson.

"Obviamente, toser sin taparse la boca no es tan riesgososi no hay terceros, pero los funcionarios de salud públicaquieren que las medidas de prevención sean automáticas", esdecir, que siempre se use un pañuelo o la parte interna delcodo, explicó.

Sin embargo, eso no es lo que sucede, tal como lodemostraron los resultados presentados esta semana en Atlantadurante la Conferencia Internacional de EnfermedadesInfecciosas Emergentes.

Una persona tuvo casi un cuarto de todos los estornudos ytos observados. Eso sugiere que muchos de ellos teníaninfecciones respiratorias y no siguieron la recomendación dehacer reposo.

La llamada "higiene respiratoria" fue peor en la entradadel hospital: allí nadie se cubrió al toser o estornudar.

En cambio, en el café todo fue un poco mejor. Allí, Laspersonas usaron pañuelos para cubrir el 12 por ciento de losestornudos y la tos y se taparon con el codo en el 6 por cientode los casos.

Wilson opinó que otros países deberían hacer estudiossimilares.

El especialista contó que cuando visitó Toronto, Canadá,observó un mayor uso del codo al estornudar. "Eso quizásrefleja una mayor promoción de la higiene durante el brote deSARS y la pandemia de gripe H1N1 en el 2009", aseveró.

Por último, propuso llevar el mensaje de prevención a laescuela. "Eso permitirá que los adultos aprendan de los niños.Las campañas mediáticas durante las epidemias y las pandemiasson útiles para que los adultos cambien los hábitos",finalizó.