Público
Público

Las personas con esquizofrenia rara vez matan a extraños

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Pese a algunos incidentes muypublicitados en los últimos años, las personas conesquizofrenia rara vez cometen homicidios al azar.

Datos de siete estudios en cuatro países revelaron que laprobabilidad de que una persona con esquizofrenia mate a unextraño era de una en 14 millones de personas por año.

El riesgo sería aún menor cuando el tratamiento deltrastorno incluye antipsicóticos, publicaron los autores enSchizophrenia Bulletin.

Al analizar 42 incidentes en los que un esquizofrénico matóa un extraño, casi dos tercios de esos homicidas nunca habíanrecibido la medicación.

Para el equipo, es "excepcionalmente raro" que alguien conesquizofrenia mate a un extraño y que el tratamiento continuode la enfermedad volvería esa situación aún más rara.

La esquizofrenia es un trastorno cerebral que hace que unapersona se disocie de la realidad con síntomas comoalucinaciones, paranoia y pensamientos extraños.

La mayoría de los esquizofrénicos no son violentos, peroestudios demuestran que son más propensos que la poblacióngeneral a cometer delitos violentos. En especial, si consumendrogas o alcohol, o eran violentos antes de desarrollar eltrastorno.

Causan un número desproporcionado de homicidios: aunque sonel 0,5 por ciento de la población mundial, se estima quecometen el 6,5 por ciento de los homicidios en el mundo, segúnel equipo de Olav Nielssen, de la University of Sydney, enAustralia.

La mayoría de las víctimas son familiares, dijo Nielssen aReuters Health. En casi la mitad de esos casos, la personanunca había recibido tratamiento.

Los datos surgen de siete estudios realizados en Europa yAustralia sobre los homicidios cometidos por esquizofrénicos.La tasa anual estimada de "homicidios de extraños" osciló deuno por cada 7 millones a uno por cada 18 millones de personasal año.

El equipo comparó también 42 homicidios de extraños con 42asesinatos de familiares. Halló que los primeros delitostendían a haber sido cometidos por un esquizofrénico sin hogaro que había tenido una niñez muy dura o problemas de conductaen la edad adulta, incluida la violencia.

En ambos grupos, más de la mitad de los homicidas nuncahabía estado en un hospital psiquiátrico ni había tomado unantipsicótico. El 64 por ciento de los 42 que habían matado aun extraño nunca había recibido un tratamiento farmacológico.

"Dado que una gran proporción de homicidios de extraños yde familiares ocurren antes del tratamiento inicial, las leyespara garantizar el tratamiento continuo no lograrían prevenirlos homicidios", dijo Nielssen.

El autor afirmó que, en cambio, un enfoque más efectivosería iniciar el tratamiento lo antes posible, cuando aparecenlos síntomas psicóticos. En los países más ricos, dijoNielssen, la demora entre los primeros síntomas y el inicio deltratamiento es de un año.

Para el equipo, un obstáculo clave son las llamadas leyes"de peligrosidad", que exigen declarar que una persona espeligrosa para sí y los demás antes de recibir tratamiento demanera involuntaria.

Esas normas rigen en la mayoría de los estados en EstadosUnidos y en Australia, la mitad de las provincias en Canadá yen varios países en Europa.

El investigador opinó que en lugar de concentrarse en elpeligro potencial que representa un paciente, las leyes desalud mental deberían ocuparse de la necesidad individual detratamiento y de la capacidad o no de rechazarlo.

FUENTE: Schizophrenia Bulletin, 12 de octubre del 2009