Público
Público

Pescanova tiene cinco días para presentar sus cuentas

La banca está pendiente de que la consultora KPMG  clarifique al detalle el mapa completo de la deuda bancaria de la empresa gallega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La compañía gallega Pescanova tendrá que presentar las cuentas del segundo semestre de 2012 este viernes, como fecha tope, ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores, aunque antes deberá convocar un consejo de administración para informar a los consejeros de estos datos financieros. A falta de pocos días para que se cumpla el último de los plazos dados por la CNMV a la empresa que preside Manuel Fernández de Sousa para que presente sus cuentas, los consejeros aún no han sido convocados para una reunión en la que tendrían que ver y ratificar las cuentas del segundo semestre, en caso de estar de acuerdo.

Fuentes del consejo han indicado que esperan que la convocatoria llegue en breve, sobre todo, cuando algunos consejeros, como la cervecera Damm y el fondo Luxempart, solicitaron hace dos semanas a Pescanova la convocatoria de un consejo extraordinario para conocer el estado de las cuentas, sin haber recibido noticias en este sentido hasta el momento. En caso de que Fernández de Sousa no convoque dicho consejo, la cervecera catalana, que posee un 6,18% en la firma gallega, ya ha advertido que tomará las medidas que considere pertinentes con el fin de forzar esta convocatoria, según informaron a Europa Press en fuentes del grupo cervecero.

Pescanova se encuentra en situación de preconcurso de acreedores desde el pasado 1 de marzo, día en el que anunció a la CNMV que no podría presentar sus cuentas hasta que se resolvieran dos condiciones. Una de ellas era confirmar la venta del negocio del salmón en Chile, y la segunda, y la más significativa, consistía en la renegociación de la deuda que la empresa mantiene con las más de 40 entidades bancarias durante el preconcurso de acreedores, que le concede un plazo de cuatro meses antes de declararse insolvente. El preconcurso es una posibilidad que contempla la Ley Concursal por el que permite a una empresa reconocer ante un juez su situación de insolvencia y contar con un máximo de cuatro meses para pactar un acuerdo de reestructuración de deuda con los bancos que le evite declararse en concurso.

La deuda total del grupo Pescanova asciende a 2.500 millones de euros según los datos de Centro de Información de Riesgos del Banco de España, y de estos 1.600 millones corresponden a la matriz. Sin embargo, Pescanova también informó a la CNMV de que la contabilidad de sus deudas no coincidía con la que le reclamaban los acreedores bancarios, por lo que falta saber a cuánto asciende realmente el pasivo de la empresa pesquera.

Las entidades financieras se han mostrado en todo momento dispuestas a que la firma continúe con su actividad, incluso con la concesión de un crédito urgente de 50 millones de euros con el fin de que no haya demoras en sus pagos, aunque es posible que las necesidades de la firma en este sentido sean más elevadas. La concesión de este nuevo préstamo se enmarca dentro del compromiso de la banca de mantener las líneas de financiación a la compañía, tanto a su matriz como a sus filiales, y que siga con su actividad mientras dura el proceso de renegociación de su deuda.

El steering committee, o núcleo duro de las entidades acreedoras de Pescanova, está integrado por las siete que tienen mayor exposición (Novagalicia Banco, Sabadell, Caixabank, Popular, Bankia, Deutsche Bank y Royal Bank of Scotland (RBS)).

La formalización de este préstamo dependerá de los 'pasos' que Pescanova vaya dando en materia de 'transparencia', es decir, que presente las cuentas de 2012, un mapa completo de su deuda bancaria y un plan de reestructuración, que incluya la venta de activos o la liquidación de algunas filiales. Así, la banca acreedora se mantiene a la espera de que la consultora KPMG concluya los trabajos que clarifiquen al detalle el mapa completo de su deuda bancaria para poder iniciar los contactos formales con el fin de renegociarla.