Publicado: 04.03.2014 10:57 |Actualizado: 04.03.2014 10:57

Pescanova presenta una compleja propuesta para salir del concurso de acreedores un año después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La alimentaria Pescanova, apoyada en dos de sus accionistas, la cervecera Damm y el fondo Luxempart, ha realizado una compleja propuesta de reestructuración al juez concursal para salir de una situación de crisis de la compañía que podría acabar en la liquidación del grupo.

La propuesta, cuyos detalles no pudo explicar un portavoz, contempla según la documentación remitida al regulador una quita efectiva media de la deuda que oscilará entre el 60% y el 90%, una inyección de capital de 150 millones de euros (a través de un nuevo crédito de 112,5 millones de euros y 37,5 millones de euros en una ampliación de capital). En caso de aplicarse la reestructuración propuesta, la nueva sociedad tendrá una deuda remanente de 812,5 millones de euros, sin incluir la de las filiales internacionales y estará controlada por Damm y Luxempart en un 30,4% y por la banca acreedora en otro 34,6%.

Pescanova, que llegó a ser referencia mundial gracias a su modelo de negocio integrado, destapó una profunda crisis hace un año, aflorando una deuda de 3.600 millones de euros, tres veces la registrada en los organismos reguladores y origen de la salida del antiguo equipo gestor. La compañía se encuentra en concurso de acreedores y es el titular del juzgado de lo mercantil número 1 de Pontevedra el que debe decidir si acepta la oferta presentada por los accionistas o establece la liquidación de la entidad.

En el hecho relevante remitido a la CNMV, Pescanova dijo que su propuesta pasa por agrupar las filiales españolas del grupo, salvo Novapesca Trading, en una nueva sociedad, llamada Nueva Pescanova, que integrará todos los activos y pasivos de las sociedades españolas.

La oferta de los fondos, que cuenta con el apoyo del consejo de Pescanova, busca una quita del 97,5% en los créditos, con una propuesta alternativa que ejecutaría una quita del 90%, aunque "teniendo en cuenta la participación de cada uno de los acreedores en las deudas del conjunto de las sociedades españolas del grupo", la quita efectiva oscilará entre el 60% y el 90%. Una parte de la deuda no reconocida de Pescanova estaba en filiales situadas en el extranjero a través de un complejo entramado societario, lo que explicaría la diferencia entre la quita efectiva y la propuesta oficialmente.

Según la propuesta, Nueva Pescanova contará con un capital social de 72,2 millones, de los cuales el 34,6% podrá ser suscrito por los acreedores compensando sus créditos contra la compañía, otro 30,4% será ofrecido a los accionistas que no sean consejeros y un 30% será suscrito por el consorcio de Damm y Luxempart, que aportarán 15,5 millones en efectivo y el resto provendrá de compensación de créditos. El 4,99% restante de Nueva Pescanova será propiedad de la antigua Pescanova, siendo este el único activo con el que contará la compañía.

Además de toda esta compleja reestructuración societaria, para garantizar liquidez a la compañía, Nueva Pescanova obtendrá un crédito por 112,5 millones de euros, que será facilitado en un 30 por ciento por el consorcio y en un 70 por ciento por los bancos acreedores. Este crédito pagará un 15% de interés, un 5% en efectivo y el 10% restante capitalizable hasta su vencimiento en 7 años.