Público
Público

El petróleo inicia el año con un fuerte repunte, por la crisis en Gaza y del gas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El petróleo comenzó el año nuevo con un fuerte repunte de los precios, impulsados por la nueva crisis en Oriente Medio y por los problemas de suministro de gas natural hacia Europa debido a las tensiones entre Ucrania y Rusia.

El crudo Brent, de referencia en Europa, cerró el viernes pasado en su primera sesión del año a 46,91 dólares por barril, un 18 por ciento más que hace al principio de la semana.

Lo mismo sucedió con el petróleo de referencia para Estados Unidos, el Texas (WTI), que subió de 37,71 dólares el lunes hasta 46,34 dólares por barril al cierre del viernes.

Las subidas del precio coinciden con la entrada en vigor del recorte de producción de 2,2 millones de barriles diarios, pactado el pasado 17 de diciembre por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

A pesar de este fuerte recorte, el más pronunciado en la historia de la OPEP, los precios no habían reaccionado como el cartel deseaba y siguieron inicialmente su tendencia a la baja.

El miércoles pasado, su último día de cotización, la llamada "cesta OPEP" cotizaba a 35,58 dólares por barril, lo que no incluye todavía el fuerte repunte del resto de la semana.

Pese a la fuerte caída del segundo semestre del año pasado, el crudo cerró el año pasado con una fuerte subida en su valor medio: al 30 de diciembre, el precio medio del barril de la OPEP superó los 94 dólares, mientras que en todo 2007 fue de 69,08 dólares.

Ya que sus arcas se llenaron en los últimos cinco años de sostenido encarecimiento del crudo, el fuerte abaratamiento sería soportable para los productores si no durara mucho y el petróleo se recuperase en los próximos meses.

Pero mientras los países consumidores disfrutan de una inesperada bajadas de los precios, los productores temen que el pronosticado retroceso de la demanda mundial de crudo en 2009 se prolongue por demasiado tiempo.

"El panorama del mercado cambió por completo en el tercer trimestre de 2008. Los altos precios provocaron una demanda menor", recordó la asesora especializada JBC Energy, con sede en Viena, en su último análisis del año en referencia al hecho que en 2009 el consumo mundial diario bajará en casi medio millón de barriles.

Todo indica ahora que son otros efectos los que han impulsado los precios, como la nueva tensión en Oriente Medio, entre Israel y el grupo integrista Hamás, apoyado por Irán, el segundo productor petrolero más importante de la OPEP.

El encarecimiento del crudo coincide además con el reciente fortalecimiento del dólar frente al euro y otras divisas.

Y otro importante factor es la tensión entre Rusia y Ucrania, por el precio del gas, que está causando incertidumbre en el mercado energético.

En varios países del Este y sureste de Europa, como Hungría y Rumanía, se ha registrado una bajada de la presión de suministro de gas procedente de Rusia después de que el consorcio gasístico ruso Gazprom suspendiera el 1 de enero el suministro de gas a Ucrania, aunque incrementó el bombeo con destino a los países europeos por territorio ucraniano y bielorruso.

La Unión Europea (UE) denunció ayer "irregularidades" en el suministro de gas natural ruso a través de territorio de Ucrania y exigió la reanudación de las entregas comprometidas.

La UE lamentó que las garantías dadas sobre la fiabilidad del suministro de energía "no se han cumplido", dijo la presidencia comunitaria, que ejerce la República Checa.

Para poner fin a esta situación, la presidencia checa de la UE se reúne hoy en Praga con Alexander Medvedev, el vicepresidente de Gazprom, el gigante ruso del gas.

A través de Ucrania pasa el 80 por ciento del gas natural que Gazprom vende a Europa, mientras el resto transita por territorio bielorruso.

El gas natural ruso supone aproximadamente el 25 por ciento del consumo total de este combustible en la UE y un 40 por ciento de las importaciones comunitarias.

Jordi Kuhs