Público
Público

El petróleo vive una semana volátil en medio de la incertidumbre sobre el rumbo económico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El mercado internacional de petróleo vivió una semana volátil en medio de la incertidumbre sobre el futuro rumbo de la economía mundial como consecuencia de la crisis financiera global.

Los principales crudos, que en el mes de octubre sufrieron caídas históricas, cerraron la semana con leves alzas, que volvieron a colocar los precios por encima de los 65 dólares por barril.

Pero lo más destacado del mes fue la caída histórica del crudo, que perdió un tercio de su valor en tan solo cuatro semanas.

El retroceso del petróleo se produjo después de que el Gobierno estadounidense publicase cifras que reflejan una bajada en el gasto y la confianza de los consumidores de ese país.

EEUU, primer consumidor energético del mundo, indicó esta semana que la actividad económica del país se contrajo a un ritmo anual del 0,3 por ciento entre julio y septiembre, arrastrada por la mayor caída en el consumo en casi tres décadas.

Además, datos recientes reflejaron que el espectacular avance de la economía en China -el según mayor consumidor de petróleo en el mundo- se frenó algo en el último trimestre.

La inquietud de los operadores por el impacto que la actual crisis económica puede tener en la demanda mundial de crudo ha venido lastrando el precio del petróleo en las últimas semanas.

Y mientras el precio del petróleo bajaba, aumentaban las reservas de crudo en EEUU, lo que ha reducido la inquietud acerca de posibles tensiones entre el nivel de oferta y de demanda.

En julio pasado, el crudo de referencia de Estados Unidos, el Petróleo Intermedio de Texas (WTI), había alcanzado su máximo histórico de 147,27 dólares por barril.

En la jornada del viernes, el precio llegó a caer hasta los 63 dólares, menos de la mitad de ese máximo histórico, pero finalmente cerró con un alza del 2,8 por ciento en 67,81 dólares.

El petróleo del Mar del Norte, el Brent, referente para Europa también cerró la semana con un alza del 2,5 por ciento, para cotizar en 65,32 dólares por barril, después de haber caído a lo largo de la jornada hasta apenas 60 dólares.

Por su parte, el petróleo de la OPEP, calculado como promedio de trece tipos de crudo, se situó el jueves en 59,92 dólares/barril.

El temor del mercado a una recesión mundial parece ser mayor al de un nuevo recorte de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), vaticinado ya por algunos países miembros del grupo.

El ministro de Petróleo y Minas de Venezuela, Rafael Ramírez, advirtió el jueves pasado que su país propondrá un "recorte adicional" de la oferta de crudo en la próxima reunión del cártel.

Con esta medida, que debería alcanzar un millón de barriles diarios, la organización podría estabilizar el precio "en torno a los 70 dólares" por barril, explicó el ministro venezolano.

La OPEP había decidido la semana pasada en Viena un recorte de su producción de 1,5 millones de barriles diarios, aunque sin el efecto deseado de frenar la caída del precio.

El próximo encuentro de la OPEP está previsto para el 17 de diciembre en Argelia, pero podría adelantarse si así lo consideran sus países miembros.

En esa reunión participarán también las principales petroleras de Rusia, el más importante productor petrolero no miembro de la OPEP.

El vicepresidente de la petrolera rusa Lukoil, Leonid Fedún, abogó el jueves pasado por el ingreso de su país en la OPEP y sugirió que Moscú se sume a los recortes de extracción.

"El futuro del sector y la estabilidad de los precios pasan por una integración más estrecha entre Rusia y la OPEP, o incluso por el ingreso en esta organización", declaró Fedún en Moscú.

Si en la reunión de Argelia se anuncia un nuevo recorte de la producción y Rusia se suma a esa medida "el precio del petróleo se situará en la banda superior a los 80 dólares, aseguró el empresario ruso.

Y mientras los países productores tratan de frenar la bajada de los precios, las dos petroleras más grandes del mundo, la estadounidense Exxon Mobil y la anglo-holandesa Shell, anunciaron esta semana beneficios récord.

Exxon Mobil ganó entre enero y septiembre un 29 por ciento más que en el mismo período del año pasado, para hacerse con 37.400 millones de dólares netos.

Shell, por su parte, aumentó su beneficio neto en un 27 por ciento, hasta 29.087 millones de dólares, beneficiada por el alza del crudo hasta el pasado julio.

Por Jordi Kuhs