Público
Público

Phelps comienza su "Larga Marcha"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El estadounidense Michael Phelps comenzó hoy su particular "Larga Marcha" china a lo largo de la cual aspira a ganar ocho medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín.

Emulando la laboriosidad y la capacidad de trabajo de los habitantes del país más poblado de la tierra, el nadador de Baltimore (Maryland) se hizo esta mañana, en la primera final de la competición olímpica, con su primera medalla de oro en Pekín 2008 al imponerse en los 400 metros estilos y batió el récord del mundo de la distancia.

En presencia del presidente de los Estados Unidos, George Bush, y de su esposa, Laura, Phelps, de 23 años, superó al húngaro Laszlo Cseh, medalla de plata con 4:06.16, y que le da un nuevo récord de Europa, y a su compatriota y amigo Ryan Lochte, medalla de bronce cono un registro de 4:08.09.

El récord del mundo lo tenía el propio campeón olímpico desde el el pasado 29 de junio cuando en las pruebas de selección de los Estados Unidos, disputadas en Omaha (Nebraska), para Pekín 2008 estableció un registro de 4:05.25.

El sábado ya avisó de que lo más probable es que hoy cayera el récord del mundo y rebajó la mejor marca olímpica con 4:07.82.

Durante la prueba de hoy siempre nadó por debajo de la mejor marca mundial: -0.56, -0.46, tras la mariposa; -0.58, -0.83, tras la espalda; -1.19, -1.40, tras la braza; y -1.94, -1.41, tras el libre.

Solo se vio un poco apurado cuando Lochte se acercó en los 100 metros espalda, pero en la braza Phelps se deshizo de su compatriota y éste, a su vez, se vio superado por Cseh, que apoyado en el tirón de los estadounidenses pudo con el récord de Europa.

El nadador magiar había perdido la segunda plaza tras los primeros 100 metros mariposa y había pasado en el tercer lugar la espalda y la braza.

Phelps, al que se le saltaban las lágrimas cuando subió al podio en la ceremonia de entrega de medallas, aspira en la capital china a batir el récord de su compatriota Mark Spitz, que éste consiguió en los Juegos Olímpicos de 1972, al ganar ocho medallas de oro en la misma competición olímpica.

Esta es la séptima medalla de oro en su carrera deportiva en unos Juegos Olímpicos tras las seis ganadas en Atenas en 2004, y la novena olímpica en total, pues en la capital griega logró seis oros, en los 100 y 200 mariposa, 200 y 400 estilos, 4x100 estilos y 4x200 libre, y el bronce en los 200 libre y los 4x100 libre.

Hoy, el estadounidense superó su primera final. Phelps intentará esta gesta en los 200 estilos, los 100 y 200 mariposa, los 200 libre, los 4x100 y 4x200 libre y los 4x100 estilos.

En la de los 400 estilos, en cuarta y quinta posición se clasificaron los italianos Alessio Boggiatto y Luca Marin, con 4:12.16 y 4:12.47, respectivamente, por delante del húngaro Gergo Kis, con 4:2.84, y el canadiense Brian Johns, que paró el crono en 4:13.38. El brasileño Thiago Pereira fue octavo con 4:15.40.

El surcoreano Taehwan Park se proclamó campeón olímpico en los 400 metros libre. Park se impuso al chino Lin Zhang y al estadounidense Larsen Jensen, con un tiempo de 3:41.86 por 3:42.44 y 3:42.78.

El medallista de plata en Atenas 2004 y doble campeón olímpico en los 1.500 libre, el australiano Grant Hackett, sólo fue quinto con 3:43.84 por detrás del tunecino Oussama Mellouli, cuarto con 3:43.45.

Hackett mantuvo el ritmo de Park en los primeros 200 metros y estuvo en la segunda posición, pero en la última parte de la carrera comenzó a perder posiciones a favor de Mellouli y, posteriormente, de Larsen y Zhang. Incluso el otro estadounidense de esta final, Peter Vanderkaay, le rebasó, pero el australiano le adelantó para ser quinto.

El australiano, en cualquier caso, tiene puestas sus esperanzas en la prueba de 1.500 metros libre.

El noruego Alexander Dale Oen batió de nuevo el récord olímpico de los 100 braza. Ayer ya lo hizo con un tiempo de 59.41 y hoy marcó 59.16 para dejar a los dos nadadores que eran favoritos a priori, el japonés Kosuke Kitajima, campeón olímpico, y al estadounidense Brendan Hansen, poseedor del récord mundial, por detrás de cara a la final.

El nipón hizo el segundo mejor tiempo al ganar su serie, con 59.55, y el americano fue tercero en la semifinal de noruego y quinto en el total con 59.94, relegado por el australiano Brenton Rickard, con 59.65, y el francés Hugues Duboscq, con 59.83.

Por su parte, Libby Trikett logró el mejor tiempo en las semifinales de los 100 mariposa con 57.05 por delante de la norteamericana Christine Magnunson, a tres centésimas, y de su compatriota Jessicah Schipper, vencedora en la segunda semifinal, con 57.43.