Público
Público

Phil Collins revive los clásicos del soul en una noche íntima en Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cantante británico Phil Collins revivió anoche a los clásicos del soul en un concierto íntimo celebrado en Nueva York y que sirvió como aperitivo de "Going Back", su primer álbum de estudio en ocho años y que editará en septiembre.

En una repleta Roseland Ballroom, conocida sala de conciertos de Manhattan, el ex batería y cantante de Genesis se metió en la piel de artistas como Smokey Robinson y Stevie Wonder, e incluso de grupos como The Ronettes, para recrear el ambiente en el que se gestaron algunas de las grandes piezas del soul.

"Ésta es la música con la que crecí y la que escuché durante mi adolescencia", explicó un escueto Collins, quien, vestido con un elegante traje negro y corbata plateada, invitó a los neoyorquinos a un viaje en el tiempo hacia la década de 1960 recorriendo un repertorio compuesto, según dijo, por sus canciones "favoritas".

Acompañado por seis vocalistas y una docena de músicos, y en un ambiente clásico, con cortinas rojas y toda la banda vestida con el mismo tono morado, Collins recuperó con su inconfundible voz distintas joyas del soul, canciones asociadas para siempre a otros artistas y en las que ahora intenta imprimir su sello.

El músico se lanzó sobre el escenario para abrir con "Signed, Sealed, Delivered I'm Yours", de Wonder, tema al que siguieron sin interrupción otras piezas históricas del conocido sello Motown, como "Girl (Why You Wanna Make Me Blue)", de The Temptations, y "Dancing in the Street", de Martha And The Vandellas.

Quizás más "vintage" que nunca, el célebre cantante subió al escenario para que lo acompañaran todo el concierto a los clásicos The Funk Brothers -el bajista Bob Babbitt y los guitarristas Eddie Willis y Ray Monette-, legendarios músicos de las sesiones de la casa Motown y que también aparecerán en su nuevo disco.

Entre la veintena de canciones que ofreció, Collins no se olvidó de temas como "Do I Love You?", de The Ronettes; "Going To A Go-Go", "Tears Of A Clown" y "Really Got A Hold On Me" de Smokey Robinson; o bien "Loving You Is Sweeter Than Ever" y "Something About You", de The Four Tops.

Sonaron con fuerza asimismo "You've Been Cheating", de The Impressions; "Papa Was A Rolling Stone", también de The Temptations, o "Jimmy Mack", de Martha And The Vandellas, aunque el respetado músico -ganador de ocho premios Grammy, un Oscar y un Globo de Oro- no cantó ni uno solo de sus éxitos musicales en solitario.

El único guiño que dedicó a los seguidores que llenaban la sala fue el de incluir entre sus músicos al batería Chester Thompson y al guitarrista Daryl Stuermer, quienes formaron parte de Genesis y han actuado con él en solitario.

Se trató así del primero de los tres conciertos que, bajo el nombre de "Up Close and Personal: Phil Collins Plays 60s Soul" ("Íntimo y personal: Phil Collins toca el soul de los 60"), el conocido cantante ofrecerá hasta este viernes en la Gran Manzana y en los que presenta su esperado nuevo trabajo.

"Going Back", como se llama el disco, supone el primer trabajo que dedica en su carrera en solitario completamente a versiones de otros artistas y se trata, según explicó en un comunicado, de un álbum en el que quiere recrear "los sonidos y los sentimientos" que experimentó cuando oyó esas melodías por primera vez.