Público
Público

La pianista María Canals fallece en casa a los 96 años

Fue una referencia en el mundo de la música y creó la Academia Ars Nova

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La pianista María Canals falleció ayer en Barcelona, su ciudad natal, a los 96 años. "Ha muerto de vejez", comentó Jordi Vivancos, gerente del Concurso Internacional de Música que lleva el nombre de la artista. "Hace cinco años decidió no salir de casa y, totalmente cuerda, se aposentó en su sillón, con su teléfono, y se mantuvo al tanto de todo", explicó Vivancos a Público.

Se empapó del espíritu musical que reinaba en su casa y tuvo profesores de lujo: su padre, Joaquim Canals, Lluís Millet y el maestro Ricard Viñes. Entre su amplio repertorio destacan los estrenos de obras de los compositores catalanes más importantes de la primera mitad del siglo pasado. "Se dedicó a promocionar la obra de artistas como Manuel Blancafort, con quien compartió una relación profesional musical muy intensa", recuerda Vivancos. Entre los reconocimientos que obtuvo, destacan el de Chevalier de l'Ordre des Arts des Lettres de Francia y la Creu de Sant Jordi de Catalunya.

Canals tuvo dos proyectos vitales: la creación de la Academia de Música Ars Nova, junto con su esposo, el escritor Rossend Lates, y la institución del concurso de piano, que ya ha celebrado 56 ediciones. De todos los concertistas salidos de esa escuela, Leonora Milà fue "la niña de sus ojos". A partir de los años 50, Canals se dedicó casi de lleno a la divulgación de la música, "para que los que tenían talento tuvieran también oportunidades".

Un concurso histórico

Maria Canals seguirá presente en su mundo, el de la música, por el Concurso Internacional de Ejecución Musical Maria Canals que instauró en 1954, para atraer a pianistas de todo el mundo a Barcelona, en unos años en los que salir del país no era fácil y, por lo tanto, llegaban pocas influencias a España. En este aspecto se percibe su fuerte carácter y personalidad y su faceta visionaria: "Se adelantó a su tiempo y fue capaz de mirar hacia afuera", sentencia Vivancos.