Público
Público

El PIB cayó un 0,4% en el tercer trimestre, según De Guindos

El ministro vende como "una buena noticia" que la economía española tenga "cierta estabilidad dentro de los datos negativos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aunque no dio una cifra concreta, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, avanzó este lunes que en el tercer trimestre el PIB registró una caída 'muy similar' a la contabilizada entre abril y junio, cuando se contrajo un 0,4% en tasa intertrimestral y un 1,3% en tasa interanual. El ministro vendió el dato como 'una buena noticia' el que la situación no vaya a peor aunque no mejore. 

Así lo adelantó De Guindos en la toma de posesión de Elvira Rodríguez como presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El ministro de Economía dijo que cifras de las que va disponiendo el Gobierno ponen de manifiesto 'cierta estabilidad dentro de los datos negativos'.

'De alguna forma, el tercer trimestre es muy similar en su evolución económica a lo que fue el segundo trimestre', confirmo el titular de la cartera de Economía, para quien la economía española se comporta de forma 'diferencialmente positiva' respecto a Europa, donde el tercer trimestre ha sido peor que el segundo.

Según De Guindos, el Departamento de Economía aún no cuenta con todos los indicadores económicos, pero a partir de los datos disponibles se puede ver esta estabilización de la economía. Guindos afirmó que no se producirá un 'deterioro adicional importante' de la economía española en el tercer trimestre.

Esta situación 'contrasta' con lo que está ocurriendo en Europa, donde los datos apuntan a que el tercer trimestre la situación de la economía será peor, según el ministro. De Guindos recordó que la caída de la economía española empezó en el tercer trimestre de 2011 y que, desde entonces, se ha producido una aceleración del 'crecimiento negativo'.

De Guindos se ha referido a la Asamblea anual del FMI que se ha celebrado en Tokyo donde, a su juicio, se ha enviado un mensaje 'agridulce' ya que al tiempo que se ha puesto de manifiesto una desaceleración bastante generalizada de la economía mundial, hubo mensajes 'positivos'.

El primero, según De Guindos, es que Europa ya no ocupa el 100% de las preocupaciones del futuro de la economía y el segundo es que las actuaciones de los bancos centrales mediante inyecciones de liquidez, están siendo adecuadas.