Público
Público

El PIB cayó un 0,8% en el último trimestre y agudizó la recesión

En los últimos tres meses del año pasado se aceleró la caída del consumo y la inversión en parte porque la remuneración de los asalariados descendió el 8,5% en tasa interanual.  En el global de 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La maltrecha economía española aceleró aún más su prolongado periodo de recesión en la recta final de 2012 debido a la profunda debilidad de todos los sectores de actividad con la excepción del sector exterior. El Instituto nacional de Estadística (INE) ha publicado este  jueves que el Producto Interior Bruto (PIB) se contrajo en el cuarto trimestre un 0,8% en tasa intertrimestral (sexto trimestre consecutivo de caída) y un 1,9% en tasa interanual, desde el -0,3% y -1,6% por ciento del tercer trimestre, respectivamente.

Frente a la caída del PIB español en el cuarto trimestre, la de mayor profundidad del actual ciclo recesivo que revela la extrema debilidad de la economía española, el Gobierno insiste en que la recuperación llegará a finales de año, contra la opinión de los analistas y las previsiones de la Comisión Europea, que retrasan la salida de la crisis a 2014.

La caída es consecuencia de la aportación más negativa de la demanda nacional, que ha restado 4,7 puntos al crecimiento, en tanto que la demanda externa ha mejorado su contribución positiva al PIB, hasta 2,8 puntos, debido a la fuerte desaceleración experimentada por las importaciones de bienes y servicios. La caída de las importaciones está en línea con el retroceso del gasto en el mercado doméstico, puesto que el consumo de los hogares se ha desplomado en el último trimestre de 2012 (1,9%), aunque de forma más acentuada en el caso de los bienes duraderos y los servicios.

En términos interanuales la caída del consumo fue del 3%, lo que el INE achaca en parte al descenso del nivel de ingresos de las familias por la vía de los salarios, puesto que la remuneración de los asalariados ha descendido el 8,5% interanual. Por su parte, el empleo cayó en el cuarto trimestre de 2012 a un ritmo anual del 4,7%, una décima más que en el tercer trimestre, lo que supone una pérdida neta de aproximadamente 805.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año. El PIB a precios corrientes de 2012 se ha situado en 1.051.204 millones de euros frente a los 1.073.383 millones de un año antes.

Según el INE, el PIB se contrajo en el conjunto de 2012 un 1,4%, frente a un crecimiento del 0,4% del conjunto de 2011. Se trata de la segunda contracción más acusada desde que se iniciara la serie en 1970.

'Estas cifras son la expresión de la anemia de la demanda interna y de la inversión doméstica', dijo Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales. 'La inercia con que nos metemos en 2013, en que la economía del euro también se contrajo, no aventura una recuperación. Ahora cabe preguntarse hasta qué punto las previsiones del Comisión Europea siguen siendo válidas', agregó Ontiveros. Bruselas  dijo la semana pasada que la economía española se contraerá un 1,4% este año, frente al -0,5% previsto por el Gobierno.

Este miércoles, un informe del Banco de España señaló que la economía doméstica continuó su proceso contractivo en el primer trimestre de este año al persistir la debilidad de la demanda nacional, solo parcialmente compensada por el sector exterior. No obstante analistas dijeron que, a la vista de los pobres resultados arrojados por el PIB del cuarto trimestre, difícilmente cabe esperar que las cifras del primer trimestre sean peores. 'Los datos (del PIB) deberían mostrar una contención en el primer trimestre', dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup.

Según los datos del INE, la demanda nacional continúa aplastando a la economía del país al empeorar siete décimas su registro en el cuarto trimestre desde el trimestre anterior, cuando se contrajo un 4,0%. 'La debilidad de la demanda exterior ha acentuado la contracción de la economía en el cuarto trimestre que no ha podido ser compensado por el sector exterior', indicó Estefanía Ponte, directora de estrategia y economía de Cortal Consors. Las cifras del INE revelaron que en el último trimestre de 2012 las exportaciones españolas de bienes y servicios cayeron un 0,9%, mientras las importaciones descendieron un 4,8%.

Por su parte, entre los meses de octubre y diciembre, el consumo final de los hogares cayó un 1,9% intertrimestral frente a un descenso del 0,5% en el trimestre anterior. 'Estas cifras revelan que la fuerte caída de las rentas salariales están ahogando el consumo', agregó Ontiveros. La economía española se ve obligada a remar contracorriente ante el pesado lastre que supone un mercado laboral que acumula una tasa de paro ligeramente por encima del 26%, lo que sitúa al país entre los estados industrializados con una mayor tasa de desocupación.

Además, el imperativo de reducir el déficit público ha forzado al Gobierno a adoptar un perfil restrictivo de la política fiscal, con subidas de impuestos y una sistemática contención del gasto que también ha guillotinado cualquier expectativa de reactivación económica. 'España ha tenido poco margen para resolver la dicotomía planteada entre la exigencia exterior de reconducir su déficit fiscal y la necesidad interna de adoptar medidas de estímulo económico. Por ahora, esto se ha resuelto a favor del déficit con el resultado catastrófico que vemos en términos de coyuntura', expresó otro analista que pidió la confidencialidad.

El Gobierno espera una moderación del descenso del PIB en los próximos meses, con una vuelta al crecimiento dentro de este año. 'Estimamos que la caída se vaya moderando en los próximos trimestres', dijo el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre. 'Seguramente (el crecimiento positivo) será en el tercer o cuarto trimestre del año'. Latorre indicó que esta mejora se apoyaría en la dilución del impacto de las medidas de ajuste fiscal tomadas en 2012, las más favorables perspectivas económicas de los socios europeos y la corrección de los desequilibrios domésticos.

La previsión del Ministerio de Luis de Guindos contrasta con las previsiones de la Comisión Europea y la de otros analistas privados, que ven la economía española en recesión todavía en 2013.  Frente a lo dicho Jiménez Latorre de que ya en este año el PIB tendría tasas positivas, Bruselas apunta que la economía española seguirá en territorio negativo durante todo 2013 y el retorno al crecimiento se retrasa al segundo trimestre de 2014.

La extrema debilidad del consumo esta arrastrando a la economía, en su fase de recesión más severa de la historia reciente. El gasto de los hogares continúa decreciendo por el descenso del nivel de ingresos de las familias por la vía de los salarios. En concreto, la remuneración de los asalariados registró un desplome récord en el cuarto trimestre: un 8,5% interanual, tres punto más que un trimestre antes. Según el INE, además, el adelanto que se produjo en algunas compras por parte de los hogares debido al incremento del IVA a partir de septiembre ha contribuido también a la caída de los ingresos de los hogares.

Los datos del INE muestran que los salarios arrastran 16 trimestres consecutivos de descensos. De media, las rentas salariales han caído un 5,45%. En los cuatro años que lleva la economía española en crisis, las remuneraciones de los asalariados han descendido. En cambio, los beneficios empresariales (el excedente bruto de explotación) mantiene un ligero crecimiento. En 2012, aumentan un 2,2%. Sólo ha habido un año, 2010, en el que el excedente empresarial ha retrocedido: un 1%, mientras la caída de los salarios fue del doble, el 2,2%.