Público
Público

El PIB de EEUU continúa dando muestras de flaqueza

La economía crece en el primer trimestre un 1,9% en tasa anualizada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La economía estadounidense crece a un ritmo menor que el previsto y da señales de flaqueza. Los datos del PIB del primer trimestre, hechos públicos ayer, indican que creció a un ritmo del 1,9% anualizado, considerablemente menos que en el último trimestre de 2010, cuando había marcado un 3,1% (el 0,47% frente al 0,77%, en cifras equivalentes a la metodología que se utiliza en España).

La primera estimación realizada por el Departamento de Comercio situaba el primer trimestre en 1,8%. El dato final es, sin embargo, inferior al pronóstico de los analistas, que habían anticipado un crecimiento del 2%. La cifra confirma lo que dijo el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, el pasado miércoles: la economía estadounidense no está saliendo de la crisis tan rápidamente como pensaba el Gobierno y se recuperará en 2012 a un ritmo mucho menor del que había anticipado.

El gasto de los estados cae un 4,2%, el mayor recorte en 30 años

De hecho, la Fed ha recortado su previsión de crecimiento para EEUU en 2011, que ahora sitúa entre el 2,7% y el 2,9%, y la de 2012, que sólo se moverá en una horquilla del 3,3% y 3,7%, frente a los pronósticos optimistas del pasado abril, que anticipaban un despunte comprendido entre el 3,5% y el 4,2%.

Lo cierto es que nadie parece saber qué pasa exactamente. 'No tengo un lectura clara, quizás los vientos contrarios, como la debilidad del sector financiero o la crisis del mercado inmobiliario', pueden explicar la fragilidad de la recuperación, reconocía el propio Bernanke.

El consumo privado crece la mitad que en la parte final de 2010

Un tipo de comentarios que no ha hecho de Bernanke una figura especialmente popular. Si el nivel de popularidad de Barack Obama está por los suelos (un reciente sondeo de Bloomberg asegura que sólo el 30% de los estadounidenses votarían ahora por él), el de Bernanke, un republicano nombrado por Bush en 2006, tampoco se salva. Los datos de Bloomberg sólo le dan un 30% de aprobación, a diferencia del 41% del que gozaba en septiembre.

En lo que respecta al crecimiento anémico del PIB en el primer trimestre, se suman varios factores: una disminución del 4,2% en los gastos de los gobiernos de los estados federados y locales, la mayor ocurrida desde 1981. Y un consumo que no crece tanto como debería (sólo 2,2%, casi la mitad que en el trimestre precedente), un factor especialmente impor-tante visto que en EEUU representa el 70% del PIB.

El Departamento de Comercio también informó de que el índice de precios, excluidos los de alimentos y combustibles, que conforma una medida de la inflación a la cual presta mucha atención la Fed, subió un 1,6% entre enero y marzo, esto es, dos décimas más que lo calculado inicialmente. De ahí que Washington decidiera empujar a la baja en los precios del crudo, al decidir poner en el mercado 30 millones de barriles, el 4% de su Reserva Estratégica.