Público
Público

El PIB de EEUU se hunde en la mayor caída trimestral desde 1982

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La economía estadounidense se contrajo en el cuarto trimestre de 2008 a su tasa más rápida en casi 27 años, hundiéndose aún más en recesión por un recorte en el gasto de los consumidores y las empresas, mostraron el viernes cifras oficiales.

El Producto Interior Bruto se desplomó un 3,8 por ciento interanual en los últimos tres meses de 2008, la caída más acusada desde el primer trimestre de 1982, cuando la economía se contrajo un 6,4 por ciento.

El PIB bajó un 0,5 por ciento en el tercer trimestre de 2008, con lo que acumuló las primeras dos caídas consecutivas desde los últimos tres meses de 1990.

El dato resalta que la recesión que comenzó en diciembre de 2007 está ganando fuerza, pese a que la contracción fue menor a la baja de 5,4 por ciento que esperaban los analistas consultados por Reuters.

El mercado se tomaba favorablemente que, finalmente, el dato fuera mejor a las previsiones y provocaba alzas en los primeros minutos en Wall Street.

Los analistas dijeron que la profundidad de la caída económica habría quedado escondida detrás de una acumulación de inventarios por 6.200 millones de dólares.

"Pienso que los números son más débiles de lo que sugiere el dato principal porque la falta se vio principalmente en lo que podría haber sido un incremento involuntario en los inventarios", dijo Dana Saporta, analista de Dresdner Kleinwort en Nueva York.

"Debido a que los inventarios subieron en el cuarto trimestre estamos esperando una caída mayor en el primer trimestre de 2009", agregó.

AUMENTO DEL 1,3% EN 2008

Según la primera estimación del Departamento de Comercio, en todo 2008 el PIB de la mayor economía mundial creció un leve 1,3 por ciento, el ritmo más débil desde 2001, cuando se expandió un 0,8 por ciento.

El informe del Departamento de Comercio dijo que el gasto del consumidor, que tiene un peso de dos tercios en la actividad económica estadounidense, cayó un 3,5 por ciento en el cuarto trimestre tras bajar un 3,8 por ciento en el tercero.

El gasto en bienes duraderos como coches y muebles se desplomó un 22,4 por ciento, la baja más fuerte desde el primer trimestre de 1987.

En respuesta a la menor demanda, las empresas redujeron sus inversiones en un 19,1 por ciento, en el mayor retroceso desde los tres primeros meses de 1975. La inversión residencial se derrumbó un 23,6 por ciento.

La fuerte desaceleración económica está poniendo un freno a las presiones inflacionarias. El índice de precios basado en los gastos en consumo personal cayó un récord de 5,5 por ciento tras subir un cinco por ciento en el tercer trimestre.

Si se excluyen los volátiles precios de los alimentos y la energía, el índice subió un moderado 0,6 por ciento, su tasa más baja desde el cuarto trimestre de 1962. Los analistas consultados por Reuters esperaban que el índice general de precios cayera un 5,4 por ciento.

Además, el débil mercado laboral golpeó a los salarios y los beneficios. El índice del empleo del Departamento de Trabajo subió apenas un 2,6 por ciento el año pasado, el ritmo más lento desde que comenzaron a llevarse estadísticas en 1982.

Los costos del empleo en el cuarto trimestre crecieron un 0,5 por ciento, por debajo del alza del 0,7 por ciento esperada por los economistas, al desacelerarse tanto el crecimiento de los salarios como de los beneficios.