Público
Público

El PIB español incluirá el gasto en prostitución y droga

El Tribunal de Cuentas Europeo ha impuesto esta medida a los miembros de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Son la prostitución, el tráfico de drogas y el contrabando parte de la riqueza económica de un país? Sí. O al menos esto es lo que ha decidido el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (UE) que quiere que los estados miembros modifiquen el cálculo de su contabilidad nacional para incluir la actividad económica que generan las actividades ilegales en el PIB.

La discusión sobre la posibilidad de imputar el valor añadido de estas actividades viene de lejos, pero hasta ahora los miembros de la UE habían logrado esquivar la obligación de llevarla a cabo. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas está muy interesado en conocer el tamaño exacto de la economía de cada miembro (ya que en proporción a su PIB pagan la cuota a la UE) y ha pedido que estas partidas se incorporen lo antes posible a la contabilidad.

Los esfuerzos de España, Alemania, Francia e Italia, que se aliaron para evitar este cambio metodológico, fueron baldíos y ha ganado la tesis propugnada por Holanda, fiel defensora de contabilizar estas actividades que, dentro de sus fronteras, son legales en muchos casos.

De hecho, Holanda ya realizó en 2001 un cálculo de lo que estas actividades aportaban a su PIB y concluyó entonces que rondaba el 1% del PIB, lo que suponía alrededor de 3.300 millones de euros. De estos, el grueso se lo llevaba el tráfico de drogas (1.100 millones de euros) y la prostitución casi 700 millones de euros (Holanda tiene 16 millones de habitantes).

Si tomáramos esta proporción como válida para España, las actividades ilegales aportarían alrededor de 10.000 millones de euros a la economía. Sin embargo, España está considerada como una de las puertas de entrada de la droga a Europa, por lo que su valor económico podría ser superior.

A día de hoy, fuentes del Instituto Nacional de Estadística (INE), reconocen que es muy difícil el cálculo. En el caso de Holanda, tanto la prostitución como el consumo de drogas blandas está legalizado. Ambas actividades les sirven como base para calcular la parte ilegal que queda fuera de las estadísticas.

Sin embargo, resignados a la obligatoriedad del cálculo, el INE ha decidido aprovechar el cambio de base que se comienza a calcular este año para introducir estos factores. Así que para 2011 se publicará la primera estimación estadística de estas actividades.

Eurostat está tratando de diseñar el mejor método para hallar la cifra mágica de la actividad ilegal. La prostitución se podría calcular por ciertos locales de ocio pero la actividad callejera debería basarse en fichas policiales o estadísticas sociales para obtener una cifra. Sin embargo, los expertos de la ONU advierten de la posible doble contabilización, ya que en algunos casos la prostitución se imputa en las empresas como "otros servicios".

Por lo pronto, una de las principales fuentes de información con la que cuenta el INE para conocer el gasto de los hogares, la Encuesta de Presupuestos Familiares, ya tiene dos apartados que recogen el gasto en prostitución y en narcóticos. Eso sí, por ahora aparece como información no disponible. Otras vías a seguir son las que traza el Sistema de Contabilidad Nacional de Naciones Unidas (SNA) que rige para todos los países miembros y que recoge detalladamente cómo atribuir en el PIB estos gastos además de otros más comunes en países en vías de desarrollo como sobornos, lavado de dinero o expropiación de tierras por colonos.

Suecia, que se decidió en 2007 a hacer sus cuentas de las actividades ilegales, recomienda a Eurostat que busquen la metodología más sencilla y "pragmática". Ellos lo tuvieron fácil porque creen que sólo el 0,17% de su PIB es de origen ilegal.