Publicado: 15.05.2014 12:20 |Actualizado: 15.05.2014 12:20

El PIB europeo decepciona, con un crecimiento trimestral del 0,2%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El crecimiento de la eurozona fue mucho más débil de lo esperado en el primer trimestre y la inflación se mantuvo en la "zona de peligro" por debajo del 1% en abril, pese a una modesta subida, según mostraron datos publicados el jueves. La Oficina Europea de Estadística estimó que la economía de los 18 países que comparten el euro se amplió solo un 0,2% trimestral en los tres primeros meses del año, la mitad de lo esperado por los economistas (el 0,4%).

Eurostat también revisó a la baja la tasa de crecimiento de los tres últimos meses de 2013 al 0,2% intertrimestral, frente al 0,3% de la estimación anterior. Este crecimiento más débil del esperado añade más presión al Banco Central Europeo para que relaje más la política monetaria con el fin de reducir los riesgos de deflación en una economía que apenas crece. Indicadores como los pedidos industriales y la confianza empresarial ilustran cómo a la economía de la región (con un PIB de 9,5 billones de euros) le cuesta ganar velocidad, ante obstáculos a contratiempos como el elevado desempleo y los riesgos geopolíticos como la crisis en Ucrania.

El desglose por países mostró que la evolución por países fue dispar. Alemania mostró un fuerte crecimiento en claro contraste con Francia, que se estancó y que Italia, la tercera economía de la región, que se contrajo un 0,1%.

El crecimiento trimestral de Alemania, del 0,8%, superó las previsiones y duplicó el ritmo de finales de 2013.  Berlín ha dicho que espera que la demanda interna impulse un crecimiento del 1,8%  en el conjunto de este año. "Los impulsos positivos vinieron (...) exclusivamente desde el interior del país", dijo la Oficina de Estadísticas alemana en un comunicado. "Por el contrario, el comercio exterior frenó el crecimiento económico", agregó.

En cambio, se esperaba un crecimiento menor en Francia, pero de al menos el 0,2%, frente al estancamiento registrado por su economía. Los cambios en los inventarios y el gasto público fueron los únicos factores que impidieron que la economía gala se contrajera, mientras que en Alemania la evolución económica se impulsó en gran medida en la demanda interna. Francia ahora necesitará un crecimiento del 0,5% cada trimestre para cumplir con una previsión del Gobierno de una tenue expansión del 1% en 2014.

El PIB de España creció por encima de la media, con un 0,4%. Las mayores tasas de crecimiento entre los países de la UE para los que hay datos disponibles corresponden a Hungría y Polonia (ambos con 1,1%), seguidos de Reino Unido (que crece al mismo ritmo del 0,8% que Alemania). En el extremo contrario, los peores datos se observaron en Holanda (cuya economía pasa de un crecimiento del 1% durante el último trimestre de 2013 a una contracción del 1,4% entre enero y marzo), Estonia (-1,2%), Chipre y Portugal (-0,7%) y Finlandia (-0,4%).

Por otra parte, Eurostat confirmó que la inflación se aceleró al 0,7% en abril, frente al 0,5% en marzo. Pero esta cifra sigue encontrándose debajo de lo que el BCE denomina "zona de peligro" (menos del 1%) y muy lejos del objetivo del 2%. En términos intermensauales, la inflación subió un 0,2% en abril, mientras que la inflación subyacente (que excluye energía y comida no elaborada) subió un 0,2%.

La fortaleza del euro, que cotiza un 14 por ciento por encima de sus mínimos de 2012, es un factor importante que contiene los precios. El BCE, que no ve un riesgo claro de deflación en la eurozona, dijo que estaba listo a desplegar medidas convencionales y no convencionales para combatir la baja inflación, que se espera se mantenga por debajo del objetivo hasta 2016. El banco está preparando un paquete de medidas para su reunión de junio, incluidos recortes en todos los tipos de interés y estímulos al crédito bancario para pymes.