Público
Público

Piden de 6 a 9 años para 12 miembros de aparatos de captación e información de ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fiscal de la Audiencia Nacional pedirá penas de entre 6 y 9 años de prisión para doce supuestos miembros de los aparatos de captación e información de ETA ("Arrantza" y "Pianistas") detenidos gracias a la documentación intervenida en Francia en 2002 al dirigente etarra Ibon Fernández Iradi, "Susper".

El juicio, que se celebrará a partir de mañana en este tribunal, es el segundo que se celebra en España contra miembros de estos aparatos desmantelados gracias a los llamados "papeles de Susper", en los que figuraban en clave decenas de nombres de supuestos colaboradores de la banda.

La Audiencia Nacional ya juzgó en septiembre de 2006 a dieciocho supuestos miembros de los "Arrantza" y "Pianistas" y condenó a trece de ellos por pertenecer o colaborar con ETA, aunque posteriormente el Tribunal Supremo absolvió a tres de ellos.

La fiscal Dolores Delgado solicitará la mayor pena -de 9 años- por pertenencia a organización terrorista para tres de los doce acusados: Ana Itxaso Güemes Oyarbide, Arkaitz Hormaeche Bilbao y Annitz Eskisabel Barandiaran.

A los otros nueve acusados les imputa un delito de colaboración terrorista y pide siete años y seis meses para María Anunciación Alonso Curieses, Pagoa Zulueta Vázquez e Ixone Fernández Bustillo.

Para Alaitz Arteche Ornes, Asier Burgaleta Bajineta, Ángel Alcalde Linares, Mikeldi Díez Aldama, Koldo Rosado Martínez y Eneko Pérez Milagro solicitará seis años de prisión.

Según el escrito de conclusiones provisionales de la fiscal, de la documentación intervenida se desprende que el aparato militar de ETA está subdividido en un "sub-aparato de captación", cuya función es reclutar a nuevos miembros y en un "sub-aparato de información", que facilita información sobre posibles objetivos de la banda.

Así, Güemes Oyarbide fue captada por "Susper" en abril de 2002 y Hormaeche Bilbao por el etarra Iñaki Bilbao en septiembre de 2001 para integrarse en la banda, mientras que Arteche Ornes trasladó en enero de 2002 al segundo de ellos hasta Francia para que se reuniera con los responsables de ETA.

La fiscal señala que Fernández Bustillo recabó información, por órdenes de la etarra Oihana Garmendia, "Alazne", sobre políticos del PSOE y del PP y sobre guardias civiles, y añade que Burgaleta Bajineta se encargó de facilitar nombres de personas residentes en Barcelona que estaban interesadas en colaborar con ETA, así como informaciones de edificio emblemáticos de la Ciudad Condal.

A los acusados Alonso Curieses y Alcalde Linares les acusa de haber ocultado entre dos y tres semanas en septiembre de 2003 al miembro del "comando Anuk" de ETA Jon Kepa Preciado Izarra, que fue desarticulado en esas fechas tras varios atentados con coches-bomba en Vizcaya y Santander, y de haberle ayudado a huir a Francia.

Por su parte, Zulueta Vázquez está acusado de haber facilitado datos de personas de su entorno abertzale que después serían detenidos como miembros de la banda en Francia.

Añade también la fiscal que el nombre de la acusada Anitz Eskisabel Barandiaran es uno de los pocos que no aparecen codificados en los "papeles de Susper".