Público
Público

Piden seis meses de cárcel a una mujer que interrumpió varias misas

Entró hasta tres veces en una iglesia pidiendo dinero a los feligreses y al párroco, a quien llegó a llamar "golfo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Provincial de Ciudad Real juzga a partir de este martes a una mujer acusada de un delito continuado contra los sentimientos religiosos, tras interrumpir en varias ocasiones la actividad religiosa en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de Valdepeñas (Ciudad Real).

Por este delito, el Ministerio Fiscal reclama a I.S.G. seis meses de cárcel y la prohibición de aproximarse a menos de 200 metros de la citada iglesia durante un año y seis meses.

La mujer sufre un trastorno neurótico e histriónico de la personalidad

Los hechos juzgados, según señala el escrito del Fiscal, dieron comienzo el pasado 7 de octubre de 2009, cuando la imputada entró en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y se introdujo en la Sacristía, donde estaba el cura, a quien pidió dinero.

Ante la negativa del párroco, la imputada abrió los cajones de la sacristía, mientras que el cura le pedía que abandonara la estancia. Al ser recriminada por lo que estaba haciendo, la mujer se marchó acusando al cura de 'golfo' y de 'no ser cura'.

La imputada se volvió a presentar en la iglesia el día 12 de octubre, mientras se estaba rezando el rosario y, en esta ocasión, cogió el micrófono y, tras tirarlo al suelo, reclamó dinero a la persona que estaba leyéndolo en ese momento, tras lo que fue desalojada por la policía.

Por último, el 13 de octubre, la acusada se volvió a presentar en la iglesia de la Asunción, esta vez en mitad de una misa, subiéndose al altar para pedir dinero e increpar al párroco.

Según el escrito de acusación, la acusada de alterar el orden de las celebraciones religiosas tenía sus cualidades psíquicas alteradas, al presentar un trastorno neurótico y otro trastorno histriónico de la personalidad que 'le limita gravemente, aunque no anula, su capacidad para conocer el alcance de sus actos y controlar cognoscitivamente sus esquemas de decisión'.