Público
Público

El piloto Robert Kubica pasó la noche tranquilo tras la operación, según informaron los médicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El piloto polaco de Fórmula Uno Robert Kubica, que ayer sufrió un grave accidente durante un rally en el norte de Italia, ha pasado la noche tranquilo tras la operación de siete horas a la que fue sometido en un hospital cercano a Génova, informó Igor Rossello, uno de los médicos que le intervino.

"La mano está caliente, lo que significa que la operación ha ido bien", aseguró Rossello.

El médico añadió que "harán falta al menos seis días para verificar si la circulación sanguínea en el miembro responde como debería" y que el piloto necesitará un año para recuperar la plena funcionalidad de la mano derecha, la parte de su cuerpo que resultó peor parada en el accidente.

Kubica, que permanece sedado tras la intervención quirúrgica, fue despertado esta mañana durante varios minutos para comprobar que sus condiciones fueran las adecuadas y, posteriormente, los médicos volvieron a dormirle como es habitual en estos casos, informa el diario "La Gazzetta dello Sport" en su página web.

El piloto fue operado durante siete horas en el hospital Corona de Pietra Ligure, cercano a Génova (noroeste), tras sufrir un grave accidente mientras disputaba el rally "Ronde di Andora-Memorial Roberto Melotto".

El coche que conducía, un Skoda Fabia que circulaba a gran velocidad, se salió de la carretera y chocó contra el muro de una iglesia.

Kubica, que quedó atrapado dentro del vehículo, tuvo que ser rescatado por los bomberos. Su copiloto, Jacub Gerber, consiguió salir ileso del automóvil.

El polaco sufrió "múltiples fracturas en la pierna y en el brazo derecho y severos cortes en el antebrazo que podrían afectar a la movilidad de su mano derecha", informó en una nota la escudería Lotus-Renault, a la que pertenece el piloto, tras la operación.

"Ha sido una operación muy difícil ya que su antebrazo derecho estaba seccionado en dos partes, con lesiones importantes en huesos y tendones", dijo al término de la operación Rossello, quien añadió que el equipo quirúrgico hizo todo lo posible para recuperar la movilidad en el antebrazo.

Tras la operación, Robert Kubica ha permanecido vigilado durante toda la noche porque sus condiciones eran "serias", según los médicos.

Por su parte, el director deportivo de Lotus-Renault, Eric Boullier, dijo a través de un comunicado que la noticia del accidente ha sido un "shock" para todo el equipo y deseó una "pronta recuperación" al piloto.

Asimismo agradeció al equipo médico del hospital italiano su trabajo y dijo que en las próximas horas viajará a Italia para visitar al piloto.