Público
Público

Los pilotos de Iberia amenazan con una huelga para Navidad

Decidirán las fechas a partir del lunes, con lo que los paros podrían llegar justo cuando entre el nuevo Gobierno. Acusan a la aerolínea de romper la negociación del convenio. Sería el cuarto año de caos en los

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No hay Navidad tranquila en los aeropuertos. De eso saben mucho los ciudadanos que se ven forzados a viajar en avión para pasar las fiestas en familia y estas van camino de no ser una excepción. Los pilotos de Iberia amenazan seriamente con hacer una huelga que podría tener lugar en la semana de Nochebuena, en la que toma posesión el Gobierno de Mariano Rajoy (el día 22).

El cambio de Ejecutivo y la amenaza que pueda suponer para el turismo, uno de los escasos sectores que tira en la economía, no cambian los planes de este colectivo. El jefe de la sección de Iberia en el sindicato de pilotos (Sepla), Justo Peral, confirmó a Público que 'iremos a la huelga solos o acompañados'. Si aún no la han convocado, según ha explicado el Sepla, es porque están esperando a que se decida la postura clara del resto de trabajadores de vuelo, principalmente los tripulantes de cabina (TCP) o azafatos. Hay división en los sindicatos, aún pendientes de lo que voten los trabajadores en las asambleas. Mañana está convocada una reunión de los sindicatos representantes de los 4.500 trabajadores de vuelo para concretar si había paro o no, pero se aplazó a la próxima semana.

El Sepla está intentando que esa reunión se celebre cuanto antes, el lunes a ser posible, para concretar las movilizaciones, como explicó Peral. Pero, decida lo que decida el resto de los empleados del colectivo, los pilotos irán a la huelga.

El problema para los sufridos pasajeros es que los paros podrían coincidir muy probablemente con las fechas más señaladas, justo en la semana de la Navidad. Como el sindicato Sepla tiene que avisar de la huelga con diez días de antelación (15 para el resto de los colectivos), aunque decidiera las fechas cuanto antes, ya sería, como pronto, el día 7 por los días festivos de la semana que viene. Esto supone que el paro no podría obtener el permiso para llevarse a cabo antes de la semana del 19 al 25, cuando más viajes hay.

¿Por qué se ponen en pie de guerra los pilotos? Por la negociación del convenio colectivo. Pero esta vez por causas algo distintas. Se oponen a que Iberia cree una filial de vuelos más baratos, Iberia Express, que se lanzará en abril. Protestan porque esta filial quitará trabajo a los pilotos de Iberia y temen que, en un futuro, esta menor carga pueda concretarse en recortes de plantilla.

La negociación viene de lejos. De hecho, el convenio en sí lleva dos años negociándose. Iberia quería poner en marcha desde hace tiempo vuelos más baratos pero de estatus algo superior al de Vueling (la filial de low cost que ya tiene) para luchar contra la brutal competencia de Ryanair y de Easyjet. Al final, en octubre, decidió crear una nueva compañía para esos vuelos más económicos. Le sale más barato porque el personal ya no se regirá por el convenio colectivo de Iberia. Además, su idea es que esos vuelos de corta y media distancia que hará Iberia Express (sobre todo, en Europa) sirvan para alimentar de pasajeros los vuelos largos de Iberia.

El Sepla cargó contra el consejero delegado de la aerolínea, Rafael Sánchez Lozano. Le acusó de 'romper la negociación' y de 'entregar la compañía y Barajas a British Air-ways', con la que Iberia se ha fusionado, aunque mantienen sus marcas separadas. Los pilotos no quieren que se quiten las cláusulas del convenio que obligan a Iberia a tener el sí del Sepla si quiere crear una filial, segregar trayectos o que otras aerolíneas alimenten los vuelos largos de la compañía, como haría Iberia Express. Sepla ya propuso a la empresa hacer vuelos más baratos sin tener que crear una filial con un plan de ahorro de cien millones.

Iberia niega haber roto la negociación. Y apunta que 'es la primera huelga que se convoca en el mundo contra la creación de 500 puestos de trabajo en un país con casi cinco millones de parados y que no va a afectar de ninguna manera a la plantilla actual de Iberia'. Ofrece un mediador, al que no se opone el Sepla mientras no sea un árbitro.

Si hay huelga serían las cuartas navidades consecutivas de caos en los aeropuertos. Hace un año, los controladores hicieron un plante que provocó el cierre del espacio aéreo que dejó miles de afectados y a la que el Gobierno respondió decretando el estado de emergencia. En 2009, los controladores y una gran nevada colapsaron Barajas y, en la Navidad de 2008, hubo huelga de celo de los pilotos de Iberia.