Público
Público

Pilotos y asistentes de vuelo de Alitalia empiezan a perder la paciencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Roma, 14 sep (EFECOM).- La reunión que el Gobierno de Italia había convocado hoy con todos los sindicatos de la compañía de bandera aérea Alitalia para conseguir un acuerdo sobre el futuro de la aerolínea se retrasa, y las siglas que representan a pilotos y asistentes de vuelo empiezan a perder la paciencia.

Los miembro del Ejecutivo siguen reunidos con los tres sindicatos mayoritarios, Cgil, Cisl, Uil, y el del sector transportes Ugl, en el intento de crear un acuerdo marco que proponer al resto de los representantes de los trabajadores y a la Compañía Aérea Italiana, creada por un grupo de empresarios del país dispuestos a comprar Alitalia.

La reunión unitaria de todos los sindicatos estaba prevista para las 18.00 GMT y luego se retrasó a las 20.00 GMT, pero fue de nuevo aplazada sin decidirse una nueva hora.

Mientras el Gobierno y los sindicatos mayoritarios intentan conseguir el acuerdo, el resto de las siglas sindicales que representan a los pilotos y asistentes de vuelo siguen esperando la reunión en la otra sede del Ministerio del Trabajo, en la calle Fornaro.

Durante la larga espera, cerca de 300 trabajadores de la compañía aérea de bandera Alitalia se han concentrado en la calle Fornaro para expresar su protesta al grito de "mejor quebramos que caer en manos de bandidos".

En una nota en común, los representantes de los pilotos y asistentes de vuelo - Sdl, Anpac, Up, Anpav e Avia - tacharon de "irresponsable" la decisión del Gobierno de reunirse primero con los sindicatos mayoritarios.

"Si no se produce la inmediata convocatoria de una mesa de negociaciones unitaria, con la presencia de todos los sindicatos, la situación será irreversible", advierte la nota.

La respuesta que darán los sindicatos tras la esperada reunión unitaria será decisiva para el futuro de Alitalia, cuya situación se precipitó ayer cuando el comisario extraordinario de la aerolínea, Augusto Fantozzi, afirmó que "existe el riesgo de que se tengan que anular vuelos, debido a las dificultades de provisión de carburante".

El futuro de la endeudada Alitalia, participada al 49,9% por el Estado italiano, parecía resuelto cuando el presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, impulsó la creación de un consorcio de empresarios nacionales dispuestos a comprar la parte rentable de la aerolínea.