Público
Público

Pina Bausch debuta en el Liceo con "Café Müller" y "La consagración de la primavera"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La bailarina, coreógrafa y directora artística alemana Pina Bauchs debutará el próximo 10 de septiembre en el Liceo de Barcelona con dos obras muy especiales en su carrera: "Das Frühlingsopfer" ("La consagración de la primavera") y "Café Müller".

Para su primera aparición sobre los escenarios del histórico teatro barcelonés, donde estará hasta el 14 de septiembre, Bausch interpretará dos piezas que reflejan el drama, los tormentos del amor y el lado más oscuro de la vida, características que contrastan fuertemente con las coreografías que la bailarina alemana ha creado en los últimos años, más luminosas, lúdicas y un punto divertidas.

Treinta y tres años después de versionar la obra que Vaslav Nijinski creó para los Ballets Rusos de Diaghilev, inspirado en el cuadro de Igor Stravinski, Pina Bausch recreará en "La consagración de la primavera" una dura batalla en la que "ellas" intentarán defenderse de "ellos" y no ser la Elegida, la criatura que será sacrificada para garantizar la fertilidad de la tierra llevando un vestido rojo.

"Es siempre una obra difícil de interpretar porque te involucras emocionalmente de forma muy directa", ha explicado hoy la bailarina y coreógrafa en rueda de prensa; ya que para ella es "inconcebible no incluirla en el repertorio, lo tiene todo".

"Cualquier persona que entra en mi compañía debe representar esta pieza, es como una prueba, dedicamos mucho tiempo a la preparación", ha añadido la artista alemana.

"Café Müller" ocupa un lugar muy especial en el corazón de Pina Bausch: su compañero sentimental, que murió en 1980 siendo muy joven, se encargaba de la escenografía e interpretar esta pieza "es siempre muy emocionante", ha confesado.

La bailarina se moverá por un vasto escenario habitado únicamente por sillas de café apiladas y personajes alineados retorciéndose de dolor y de angustia.

Durante la rueda de prensa, Bausch ha recordado divertida cómo se decidió su participación en la obra: "Yo ayudaba a Malou Airaudo en los ensayos, pero al final me dijeron que no había estreno si yo no bailaba".

La obra se creó en tan sólo catorce días: "Teníamos el escenario y los doce puntos que debían constituir la historia, pero nos faltaba el contenido".

A sus 68 años, la bailarina y coreógrafa conserva la misma emoción a la hora de afrontar un estreno teatral: "Aunque estoy un poco resfriada, siento los mismos nervios; como tengo tan pocas oportunidades de subirme a los escenarios, para mí es como si fuera la primera vez".

Nacida en la ciudad alemana Solingen en 1940, Pina Bausch se inició en la danza a los 14 años, convirtiéndose en discípula del coreógrafo Kurt Jooss, y continuó su formación en Estados Unidos trabajando con figuras como José Limon, Antony Tudor y Paul Taylor.

Creadora del concepto "danza teatro", una forma de bailar que mezcla la oscuridad expresionista, los postulados físicos de la danza moderna estadounidense y la sofisticación de los gestos, dirige desde 1976 su propia compañía, Tanztheater Wuppertal.