Público
Público

Piñera y Frei se lanzan a por los votos de la tercera vía chilena

El 20% del electorado que apoyó a Enríquez-Ominami decidirá la segunda vuelta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La derecha chilena se ha impuesto a la alianza de centroizquierda, la Concertación. Y el triunfo ha sido tan contundente que, un día después de las elecciones presidenciales, todos los sectores coinciden en que lo más probable es que el multimillonario Sebastián Piñera gane la segunda vuelta, prevista para el 17 de enero 2010.

El derechista Piñera se situó en primer lugar con un holgado 44% de los votos, mientras que el oficialista Eduardo Frei obtuvo un 29,6%. El candidato revelación, el ex socialista Marco Enríquez-Ominami, captó el 20,1%, y el comunista Jorge Arrate logró un 6,2%. La participación fue de un 87% de los 8.285.186 electores inscritos y obligados a votar, que son sólo un 62% de la población residente en Chile con edad de voto.

El derechista obtuvo el 44% de los votos en las elecciones

Las matemáticas simples sugerirían que, en la segunda vuelta, los sufragios de los dos que han quedado fuera de la competición, ambos procedentes de la izquierda, se alinearán tras la opción de centroizquierda que representa el democristiano Frei.

No existe duda de que los votantes del candidato comunista Arrate seguirán ese camino ante la amenaza de la llegada al poder de la derecha.

No obstante, el panorama se torna confuso ante el 20% de las papeletas que consiguió el ex socialista Enríquez-Ominami. Durante su campaña, el diputado de 36 años se puso el traje de independiente y enarboló un discurso que recordaba bastante al presidente francés, Nicolás Sarkozy: 'Gobernaré con los mejores', solía repetir.

'Un Gobierno de Piñera sería un retroceso', dice

Hizo guiños al electorado de derecha rodeándose de liberales, como el economista Paul Fontaine, o respaldando públicamente a candidatos al Parlamento de la derecha. Además, Enríquez-Ominami criticó duramente en la campaña a la coalición política que lo cobijó durante años.

Así, la gran duda que surge es qué parte de su electorado, en una segunda vuelta presidencial, se identificará más con la opción de derechas que con la de Frei.

Tras conocerse los resultados, Piñera y Frei salieron a la caza del electorado que optó por la tercera vía de Enríquez-Ominami. La ministra portavoz del Gobierno, Carolina Tohá, dejó ayer el gabinete de la Presidencia para incorporarse al equipo de campaña del candidato de la Concertación. Tohá es una mujer joven que representa al electorado que ha optado por votar al joven diputado.

En su comparecencia, Enríquez-Ominami que conquistó algo más de 1.300.000 votos dijo: 'Ustedes son responsables y sabrán qué hacer en la segunda vuelta, que enfrenta a dos líderes del pasado', aseguró. 'Mi domicilio es la izquierda progresista y un Gobierno de Sebastián Piñera sería un evidente retroceso histórico para Chile', agregó.

El analista Alberto Mayol cree que la Concertación dejará el palacio presidencial de La Moneda. 'Parte importante de los votos para Enríquez-Ominami son radicalmente antiConcertación', afirma.