Público
Público

El pirata informático "Solo" pierde otro recurso contra su extradición a EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pirata informático británico Gary McKinnon, conocido también como "Solo", perdió hoy otro recurso contra su extradición a Estados Unidos, país que le reclama por delitos cibernéticos al haber penetrado en ordenadores gubernamentales.

McKinnon, de 43 años y que al parecer padece el síndrome de Asperger, una forma de autismo, ha admitido su culpabilidad en el acceso a material estadounidense -aunque afirma que no lo hizo con malicia sino para averiguar información sobre ovnis-, pero reclama ser juzgado en el Reino Unido.

El Tribunal Superior de Londres rechazó hoy el recurso que presentó contra la decisión de la fiscalía general de no procesarle en este país pese a haber firmado una declaración en la que admitía haber violado la ley británica de abuso informático de 1990.

El fiscal no quiso presentar cargos contra el acusado al amparo de esa legislación por considerar que las alegaciones de Estados Unidos eran mucho más graves.

McKinnon también quería que el tribunal determinara si su trastorno de autismo significaba que no podía ser extraditado.

Sin embargo, en un veredicto de 41 páginas los jueces concluyeron que la extradición era "una respuesta legal y proporcionada al delito".

La madre del acusado, Janis Sharp, lamentó el dictamen y dijo que su hijo había sido "suficientemente ingenuo para admitir mal uso de ordenadores sin tener un abogado o sin que hubiera uno presente".

EEUU le reclama por presuntas "actividades informáticas fraudulentas", después de que el pirata accediera ilegalmente a 97 ordenadores gubernamentales entre febrero del 2001 y marzo del 2002, entre ellos máquinas de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), el Ejército, la Marina, el Departamento de Defensa y la Fuerza Aérea.

El 28 de agosto del 2008, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ya rechazó un recurso contra la extradición que había presentado McKinnon alegando que, de ser condenado en EEUU, podría sufrir tratos inhumanos o degradantes, argumento que aparece en la Convención Europea de Derechos Humanos.

"Solo" había perdido el 30 de julio del 2008 otro recurso judicial en la Cámara de los Lores del Reino Unido, que respondía a una sentencia anterior del Tribunal Superior, que en 2007 ordenó su extradición.

El presunto "cíber-delincuente" puede ser condenado en EEUU, que también le acusa de daños por 800.000 dólares, a una pena de varias décadas de prisión, además de cuantiosas multas, ya que la Fiscalía sostiene, entre otras cosas, que modificó y borró archivos en una instalación naval poco después de los atentados del 11-S, lo que dejó los sistemas no operativos.

"Solo" admite que accedió a los ordenadores desde su vivienda en Londres, pero asegura que no pretendía sabotearlos, sino que sólo buscaba información sobre ovnis, a fin de destapar una supuesta conspiración para ocultar avistamientos.

La defensa de Gary McKinnon ha alegado que su cliente no es un terrorista ni un simpatizante, sino una persona ingenua que sufre autismo -lo que puede manifestarse en comportamientos obsesivos-, y sostiene que el Gobierno británico rechaza procesarle para permitir a la Administración estadounidense dar ejemplo con su caso.